Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
Noticias
¿Hasta cuándo habrá que esperar a la CIDH?
21 abril, 2014
0

En noviembre del 2005, el caso de Ivana Rosales fue presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con el objetivo de establecer la responsabilidad del Estado argentino en la situación de violencia de género en la que casi pierde la vida. Nueve años después, el caso aún no fue admitido. 

COMUNICAR IGUALDAD- En el 2014 se cumplirán 9 años desde que Ivana Rosales, junto a su abogado y al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), presentaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) una demanda para establecer la responsabilidad del Estado argentino en el casi feminicidio de su ex marido y en la sentencia posterior de la justicia neuquina que le dio a Mario Garoglio sólo 5 años de prisión, que además nunca cumplió porque se fugó.

Recién a comienzos del 2010, la CIDH comenzó las consideraciones sobre la admisibilidad del caso, situación que aún no se resolvió. El año pasado, el CELS solicitó una audiencia para explicar a la Comisión por qué esa organización considera que el caso debería ser admitido, pero la misma fue negada. Hasta el momento, el debate está instalado aún entre el CELS y el Estado argentino, en presentaciones ante la CIDH: el CELS dice que la demanda debería ser aceptada ya que a Ivana se le agotaron las instancias internas de reclamo judicial y el Estado argentino opina, por el contrario, que no se agotaron los recursos judiciales internos y que Ivana no aprovechó todas las instancias judiciales de que disponía para querellar a Garoglio.

Las causas judiciales sólo pueden presentarse ante los sistemas internacionales o regionales de justicia cuando están agotadas las instancias jurídicas de tratamiento interno. El caso de Ivana Rosales no llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación pero el equipo jurídico que la asesora consideró que estaban dadas las posibilidades para presentar la denuncia ante la CIDH ya que por la normativa del Estado argentino Ivana no había podido apelar el fallo de primera instancia que da sólo 5 años a Garoglio.

Nota central: 

Garoglio está libre, la vida de Ivana Rosales podría peligrar