Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
“Pedimos que el CNM trabaje junto a las organizaciones”
22 diciembre, 2015
0

Raquel Vivanco es integrante de Mumalá; Daniela Fagioli, de Mujeres en Lucha. Ambas son parte de las organizaciones que en las últimas semanas elevaron a las nuevas autoridades del Consejo Nacional de las Mujeres un documento con los puntos básicos que debería tener un Plan Nacional de Acción contra las Violencias, deuda de la Ley 26585. En esta nota hablan de cómo se insertan las organizaciones de base en estas demandas.

Por Laura Salomé Canteros 

COMUNICAR IGUALDAD– Daniela Fagioli es abogada e integrante de Mujeres en Lucha- Confluencia Movimiento Popular La Dignidad / Movimiento TUPAJ KATARI- y Raquel Vivanco es coordinadora nacional de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá). Ambas son jóvenes, forman parte de una corriente de feministas que creen en la construcción política de base a partir de la participación de las mujeres de a pie en los barrios, y además formaron parte de la reunión que se llevó adelante el 25 de noviembre pasado en la Cámara de Diputados de la Nación, en la que se consensuó entre aproximadamente 100 representantes de organizaciones sociales una agenda común para trabajar contra las violencias machistas.

Este consenso es producto de la exigencia al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) de “la apertura del consejo consultivo” de parte de “las organizaciones sociales que venimos trabajando con las mujeres que sufren las violencias todos los días en sus cuerpos, compañeras pobres, destinadas al trabajo precario, informal y a estar en sus hogares producto de la violencia económica, sin decidir y elegir su camino y su vida para ellas y para sus hijxs”, sostiene Daniela Fagioli.

La participación política de las mujeres es fundamental para transformar la situación de desigualdad que vivimos, siempre y cuando se asuma un compromiso real para garantizar nuestros Derechos Humanos”, sostiene Vivanco. “Debemos ser cada vez más las dispuestas a participar de la vida política del país y a ocupar lugares de representación incorporando transversalmente la perspectiva de género”, y afirma, tenemos que ir por el 50% de los lugares en todos los ámbitos de decisión, en los tres poderes del Estado”.

Fagioli relató que como antecedente al documento presentado, desde Mujeres en Lucha, decidieron acampar en el Consejo (Nacional de las Mujeres) y exigir la apertura de éste para que seamos las organizaciones políticas y sociales en una mesa de trabajo con las responsables del Consejo las que den respuesta, entre otras cuestiones, “al problema laboral, que se discuta el trabajo y no sean los planes sociales los que tapen esta discusión”. Fue en esa semana de acampe, alrededor del Ni una menos, que “se decidió hacer una declaración, una carta dirigida a Mariana Grass”, titular del CNM del gobierno saliente, “exigiendo el problema del fraccionamiento de las propuestas y la falta de implementación del Plan Nacional, que monitoree y construya para que no hayan distintas políticas en provincias y a nivel nacional”. Relató que se sumaron al reclamo “porque entendimos que era una forma más de presionar”.

Elaborar un proceso participativo fue el segundo de los puntos de la agenda de trabajo para la construcción de un Plan Nacional Integral contra la Violencia hacia las Mujeres. La mesa se realizó el 25 de noviembre y “fuimos porque fue necesario demostrarle a muchas de las organizaciones no gubernamentales que pueden ser críticas”, dijo Fagioli. “Fue una jornada muy interesante donde analizamos desde el presupuesto hasta las políticas concretas en los territorios y la vida cotidiana de las mujeres”.

Y en clave de participación política de las mujeres, Vivanco agregó, “el hecho de que algunas mujeres lleguen a ocupar lugares de decisión no garantiza en sí mismo que nuestros derechos sean parte de las agendas de sus gobiernos. Ejemplo claro de ello es la gestión de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta de la Nación, quien durante sus dos mandatos no invirtió presupuesto en la protección de los derechos de las mujeres, ni aplicó las leyes vigentes y mucho menos habilitó el debate para la legalización del aborto en el Congreso de la Nación”. Y agregó, en relación al gobierno electo, “en la órbita de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri con una mujer como vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, fue un fiel reflejo de las políticas nacionales en cuanto a derechos de las mujeres”.

Para Vivanco “los resultados electorales arrojaron que, por primera vez en la historia, la provincia de Buenos Aires va a ser gobernada por una mujer, María Eugenia Vidal, referente del PRO, quien a poco de saberse gobernadora electa salió a manifestarse en contra de la legalización del aborto, tal como lo manifestó Gabriela Michetti, vicepresidenta de la Nación, en reiteradas oportunidades”.

En este contexto político nacional, “nosotras entendemos que teníamos y tenemos mucho para decir”, sostuvo Fagioli,que somos nosotras, las mujeres, las feministas, las organizaciones y las mujeres organizadas que todos los días ponemos el cuerpo en esta lucha por la liberación real de las mujeres que nos hacemos cargo de los roles de cuidado, las que reconstruimos los tejidos de comunidad en nuestros barrios”, y “fuimos a decir eso”.     

Y sobre Fabiana Tuñez, nueva titular del CNM, Fagioli agregó, “vamos a ver qué espacio nos da a las organizaciones sociales”. “Mientras tanto”, sostuvo Vivanco “al igual que hicimos durante todos estos años, las mujeres estaremos de pie, en la calle, en estado de alerta y movilización permanente exigiendo ´Ni una menos´ por ser mujer en la Argentina”.

Nota central:

¿Qué podemos esperar en temas de género del gobierno que lidera Macri?