Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
Se realizó en Buenos Aires el XIII Encuentro de Magistradas de Iberoamérica
6 diciembre, 2012
0

Fue realizado la semana pasada en Buenos Aires el XIII Encuentro de Magistradas de los Más Altos Órganos de Justicia de Iberoamérica “Por una Justicia de Género” en el que participaron 200 magistradas y funcionarias del Poder Judicial de toda la región. “El resultado es altamente positivo, tanto desde lo institucional, como lo académico y las relaciones interpersonales” señala Susana Medina, presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas de Argentina.

De izquierda a derecha: Susana Medina, Carmen Argibay, Elena Highton y Stella Maris Martínez.

COMUNICAR IGUALDAD Los encuentros de magistradas de Iberoamérica comenzaron a realizarse en el año 2000 en Costa Rica a instancias del Programa Mujer, Justicia y Género del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente (ILANUD). Al evaluar el trabajo que venía haciéndose desde este organismo en la sensibilización y capacitación de personas que operan en el sistema judicial para la inclusión de la perspectiva de género, reconocieron las enormes dificultades de incidir en las máximas autoridades de justicia que habitualmente no participan de las capacitaciones. Surgió asi la realización de encuentros anuales de magistradas de América Latina y el Caribe hispanoparlamente.

Los primeros encuentros se realizaron en diferentes países de América Central y en los últimos años los anfitriones fueron países de América del Sur y España. Argentina fue sede por primera vez este año en un evento organizado por la Asociación de Mujeres Juezas (AMJA), la Fundación Justicia y Género de Costa Rica y el ILANUD. “Se trata de un encuentro al que habitualmente no van más de 30 magistradas y acá hubo doscientas. Cuando hace dos años con la jueza Carmen Argibay propusimos que Argentina fuera sede, pusimos como condición que participaran también juezas que no estaban en las Cortes y secretarias y otras operadoras de justicia. Este es el primer encuentro en el que no hay sólo magistradas. Y el balance es riquísimoevalúa Susana Medina, integrante del Superior Tribunal de Justicia de Entre Rios y presidenta de AMJA-: todas debatieron en las diferentes mesas con horizontalidad. Imagínate en qué otro momento una funcionaria del Poder Judicial de una provincia podría entrar en contacto con una jueza de un Tribunal Superior de algún país de América Latina.

Para Alda Facio –directora del Programa Mujer, Justicia y Género del ILANUD-, que dio la conferencia inaugural del XIII Encuentro, la evaluación de 13

Alda Facio y Roxana Arroyo Vargas

años de debates también es más que positiva: “Ahora vemos en casi todos los países de América Latina que hay oficinas de la mujer o secretarías de género dentro de los poderes judiciales. Eso no existía antes de primeros encuentros. Porque fue un acuerdo de las magistradas de las altas cortes hacer esto. Y se han creado muchísimos tribunales necesarios como los de violencia contra las mujeres o violencia doméstica. Fue muy difícil la creación de estos espacios porque quienes venían del derecho penal los rechazaban. También existen estadísticas sobre las sentencias que tienen o les falta perspectiva de género”. Roxana Arroyo Vargas -presidenta de la Fundación Justicia y Género- agrega: “Para toda esta transformación que Alda describe se ha requerido un cambio en la cultura jurídica, en la construcción del pensamiento jurídico, y eso es de los cambios más revolucionarios que se han hecho en la sociedad: cuestionar el fundamento del derecho que es causa de opresión. El dato no debería ser que hay muchas más magistradas sino que hay más mujeres con conciencia de ser mujeres en este mundo, lo cual implica  ser concientes del gran riesgo que corremos, somos cuerpos violables y transables”.

En 2008, luego de la realización de 7 encuentros, desde la Fundación Justicia y Género ya se hacía una evaluación que veía enormes avances en el trabajo conjunto de las juezas de la región: aumento del número de magistradas en los tribunales superiores, aumento de la cantidad de países que integraban a mujeres en los cargos más altos de la administración de justicia, incorporación de la temática de la perspectiva de género en la administración de justicia en las Cumbres de Presidentes de Iberoamérica, creación de entidades especializadas dentro de los poderes judiciales para la promoción del enfoque de género, creciente jurisprudencia con enfoque de género, diagnósticos sobre la discriminación de género en la administración de justicia e incorporación de la perspectiva de género en proyectos de modernización de la justicia.

Cada uno de los encuentros aborda un tema particular. Este año fue “Género en la Gestión Humana de las Instituciones de la Administración de Justicia”. “Este es el primer encuentro de magistradas que trata la igualdad y la no discriminación de la mujer a lo interno de los organismos de administración de justicia, razón por la que nuestro principal objetivo en este XIII Encuentro fue buscar que las mujeres que laboran en estos organismos no sean discriminas ni violentadas,  para lo cual se estableció en la declaración final lineamientos a seguir para asegurar los derechos humanos de las funcionarias -observa Rodrigo Jiménez, director de la Fundación Justicia y Género-. Ello implicó un análisis de la implementación de obligaciones asumidas por los Estados en las convenciones internacionales que protegen los derechos humanos de las mujeres, como lo es la Convención para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará), la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer  (CEDAW) y los convenios de la OIT. Esperamos que este XIII declaración logre tener un impacto directo en los planes operativos de la de los departamentos de Gestión Humana o Recursos Humanos de los organismos judiciales de Iberoamérica.”

“Una ley de feminicidio es un paso adelante”

Luego de la apertura del evento, algunas de las invitadas  dieron una breve conferencia de prensa. Consultada sobre la violencia en la región, Alda Facio dijo estar convencida de su aumento: “Yo pienso que la violencia de género ha aumentado porque ha aumentado la violencia en general en la sociedad. Hay mucha misoginia, particularmente en la publicidad, la pornografía. Y eso se traduce en violencia hacia las mujeres”.

Yo creo que hay una falsa disyuntiva: creer que si se visibiliza más la violencia es porque efectivamente existe más –dijo a su vez Roxana Arroyo Vargas -. Al decir esto nos desviamos de la responsabilidad del Estado que es la erradicación de la discriminación. Y también desresponsabiliza a los medios sobre la forma de informar sobre la violencia, sobre la forma correcta de transmitir los datos de feminicidios, que están haciéndolo como anécdota amorosa y nota amarillista, lo cual es  una violación a la memoria historia de la víctima y su familia.”

Sobre las leyes de feminicidio que comenzaron a sancionarse en la región en los últimos años (en Argentina hubo una modificación al Código Penal en esta línea hace apenas semanas) y que fueron muy debatidas incluso dentro del movimiento de mujeres, Facio hace un balance positivo: “Costó mucho que el derecho penal fuera garantista de los derechos humanos del imputado y hay una línea teórica que cree que el femicidio iría contra estas garantías, pero son falsas dicotomías. Creo que es un pasito adelante tener leyes completas sobre el tema y que cambien los procedimientos. En Argentina no hicieron eso, apenas reformaron un artículo, con lo cual el país no hizo lo que indica la Convención de Belém do Pará”.