Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
“Con la próxima venida del Papa, todos los políticos se han transformado en fervientes católicos”
20 junio, 2015
1

En un seminario internacional realizado esta semana en Buenos Aires fue revisada la relación iglesia-estado, y el compromiso, o no, con la laicicidad de varios países de la región. Aquí las experiencias de México y Bolivia.

COMUNICAR IGUALDAD- El pasado 18 de junio se realizó en la Ciudad de Buenos Aires el simposio internacional Religión en la Esfera Pública- Ley, derechos y la lucha por el cuerpo, organizado por la organización Católicas por el Derecho a Decidir de Argentina, el Hemispheric Institute of Performance and Politics y la Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir.

Entre otros temas, fueron abordadas las dimensiones de la laicicidad del estado en varios países de la región. Aidé García Hernández, integrante de Católicas por el Derecho a Decidir México comentó las características de su país. México estableció en 1857 la separación iglesia-estado, a partir de lo cual se le expropiaron los bienes a la iglesia católica y se limitó su participación política.

Esto se mantuvo durante más de 100 años, hasta 1992, cuando bajo la presidencia de Carlos Salinas de Gortari se realizó un acuerdo con la iglesia luego del cual se le devolvieron sus bienes, y se reestablecieron sus derechos políticos y la relación diplomática con el Vaticano.

En 2012 se realizó una nueva reforma constitucional en la que se estableció la laicicidad en la educación y la separación estado-iglesia; y a la vez existe una Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público que pone límites a las asociaciones religiosas.

Sin embargo, los grupos religiosos conservadores están muy activos, al punto que luego de la aprobación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo en México DF, en 2007, lograron que 16 estados del país aprobaran reformas constitucionales en las que se garantiza la vida desde la concepción. En esta situación, el movimiento de mujeres responsabiliza también a los partidos de izquierda, que en muchos casos apoyaron estas presentaciones.

Bolivia

Teresa Lanza Monje, de Católicas por el Derecho a Decidir Bolivia, explicó que en su país, desde el 2009, la Constitución aprobada por el gobierno que dirige Evo Morales, garantiza el respeto a la libertad de religión de acuerdo con las diversas cosmovisiones, a diferencia de la Constitución anterior en la que se establecía que Bolivia era un estado católico.

Como aspectos positivos del proceso iniciado en el 2009, Lanza Monje señaló los avances formales en derechos sexuales y reproductivos; la ampliación de las prestaciones sobre el tema, entre ellas la anticoncepción de emergencia y el misoprostol; y una sentencia constitucional de un año atrás que resolvió que las mujeres víctimas de violación pueden acceder a un aborto sólo con la denuncia policial. Y, entre los temas pendientes, destacó que la relación estrecha entre el estado y la iglesia sigue vigente, ya que posterior a la aprobación de la Constitución del 2009 fue firmado un acuerdo que volvió a asignar recursos económicos a obras educativas de integrantes de la iglesia católica y a pagos de salarios, y se exoneró de impuestos a la institución.

Comentó además que frente a la inminente visita del Papa a ese país -los próximos 8, 9 y 10 de julio, “todos los políticos se han transformado en fervientes católicos, como si fuera el mismísimo Jesús que llegara. Se han destinado muchísimos recursos para los operativos de seguridad y se han declarado 2 días de feriados, además de otras erogaciones que afectarán al pueblo”.

Deja una respuesta

1 comment

  1. Me parece una falta de respeto a las diversidades de creencias personales y al pueblo boliviano. Un gobierno no puede obligar a someterse a una religión y es algo sumamente grave, que mientras existe pobreza,hambre, falta de calidad educacional,información,formación y colegios y escuelas, SE LE APOYE económicamente una creencia y se les libere de impuestos.
    Más necesidad existe de bajar o exonerar de impuestos a quienes trabajan duro y cada día.