Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
El Congreso garantizaría los partos planificados en casa
16 noviembre, 2012
4

Las parteras ejercerían como profesionales independientes según un proyecto de ley que aprobaría la Cámara de Diputados antes del 30 de noviembre. En el marco del debate del proyecto, en tres comisiones se garantizó el derecho de la mujer a decidir dónde dar a luz y de la partera a acompañar y asistir el parto en casa. En Argentina esta tendencia ha crecido aceleradamente en los últimos 3 años y, según el movimiento que reivindica el parto humanizado, ese crecimiento tiene relación con el empoderamiento de las mujeres.         

Por Alejandra Waigandt    

COMUNICAR IGUALDAD– Las comisiones de Salud, Legislación General y Educación de la Cámara baja consensuaron este martes 13 un proyecto de ley que regula la actividad de la/os obstetras, donde se la/os reconoce como profesionales independientes. Hoy día la legislación de Argentina la/os considera personal auxiliar. El dictamen que Diputados/as prevé tratar sobre tablas antes del 30 de noviembre garantiza la realización de partos en casas particulares. Este tema generó polémica en el Congreso y movilizó a organizaciones de mujeres como la Asociación Argentina de Parteras Independientes.

Los partos planificados en domicilio ocurren en todo el país, confirma a COMUNICAR IGUALDAD, Marina Lembo, de la Asociación Argentina de Parteras Independientes. Según un relevamiento de estos partos de la organización Familias por el derecho a elegir –cómo dónde y con quién parir, aclara Lembo– en los últimos 22 años se produjeron 876 nacimientos asistidos por parteras o equipos médicos en los hogares de 16 provincias, siendo mayor el número de alumbramientos en Capital Federal (42%), Buenos Aires (18%), Córdoba (18%), Santa Fe (6%), Río Negro (3%) y Mendoza (2%). En este registro es interesante el ritmo del crecimiento de los partos en casa: hubo un solo parto humanizado en 1991, 10 años más tarde este número subió a 13, superó los 100 en 2010, el año pasado trepó a 151 nacimientos y hasta el 19 de octubre de este año se habían desarrollado 171 partos planificados en domicilio.

De acuerdo a la partera Lembo, este incremento tiene relación con el empoderamiento de la mujer: “Somos dueñas de nuestros cuerpos y lideramos nuestros hogares, por eso queremos ser dueñas de nuestros partos”. La institucionalización del parto efectivamente disminuye la tasa de fallecimientos de madres y neonatos por causas obstétricas, pero al mismo tiempo reproduce situaciones de discriminación hacia la mujer, cuestionan los sectores que consideran que la mujer tiene derecho a elegir dónde dar a luz.

En los partos tradicionales muchas veces se manipula a las mujeres, por ejemplo se señala en ecografías que el neonato tiene un tamaño considerable y no podrá nacer naturalmente, es decir, generan miedo en las madres y obtienen sus consentimientos para la realización de cesáreas. No se trata entonces de salvar vidas, en cambio se coloca al cuerpo de la mujer al servicio del lucro”, explica Lembo que argumenta no sólo desde la experiencia obtenida en los años de asistencia y acompañamiento de mujeres embarazadas, sino también con información estadística: “En el ámbito privado de la salud entre 50 y 90 pro ciento de los partos terminan en cesáreas (un promedio de 75%), es decir que de 10 nacimientos sólo 1 ocurre por parto natural. En el sistema de salud pública este porcentaje fluctúa entre el 20 y 40 por ciento, dependiendo del nosocomio. En cambio en los partos humanizados sólo 5 por ciento finaliza con una cesárea”.

La planificación del nacimiento de niños y niñas en casa se realiza según el protocolo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), institución que asegura que más de 80 por ciento de los partos son normales y sin complicaciones. Este marco regulatorio fue indicado en el proyecto de ley que consensuaron lo/as diputado/as, donde se especifica que el Congreso aprobará un protocolo similar de atención de partos planificados en casa cuando se reglamente dicha legislación, precisó la diputada Celia Arena a COMUNICAR IGUALDAD. La legisladora del Frente para la Victoria es autora de uno de los tres de los proyectos que propusieron actualizar la Ley 17.132 de Ejercicio de la Medicina, que considera a la obstetricia como una profesión auxiliar, obstaculizando el ejercicio profesional de la/os obstetras a pesar de que cuentan con una formación adecuada, ya que la licenciatura en obstetricia implican 5 años de carrera y 3 años de residencia.

Durante la revisión de las iniciativas hubo un sector dentro del oficialismo que ejerció presión para que se estableciera que las parteras sólo realicen el ejercicio de su actividad en el marco de las instituciones hospitalarias públicas y privadas, eliminando la posibilidad contemplada en la legislación vigente de que asistan los nacimientos fuera de esas instituciones. La diputada kirchnerista Arena se mantuvo firme en que se reconozca explícitamente la atención del parto fuera del ámbito hospitalario, ya que se dejaría sin protección a las familias que optan por esa forma de dar a luz y a las parteras que asistan estos partos. Contribuyó la movilización de las parteras, médicas, doulasy madres que organizaron marchas y campañas y participaron activamente en la labor parlamentaria de las comisiones de la Cámara Baja.

Es verdad que la muerte durante el parto de la madre o del niño se pudo disminuir debido a la institucionalización del parto. Igualmente elegir dónde dar a luz es un derecho y las mujeres quieren tener sus hijos en sus casas porque hay un acompañamiento humanizado. Las parteras no asisten más de 4 partos por mes debido a un fuerte seguimiento. Hacen un trabajo muy responsable y trabajan con mujeres que transitan partos de bajo riesgo”, explica la diputada Arena. En efecto, el monitoreo realizado por la ONG Familia por el derecho a elegir demuestra que de los 876 nacimientos registrados en casas particulares, 89 por ciento concluyó en el domicilio y sólo en 2% de los casos hubo traslados de emergencia antes y después del nacimiento a instituciones, situación que forma parte de la planificación.

Otro argumento contrario a los partos en casa es que las maternidades para ser habilitadas necesitan contar con un banco de sangre, entre otros requisitos cruciales que dan garantías frente a situaciones de emergencia. Pero hay un desconocimiento de la planificación que hacen las parteras. En el parto en casa se garantiza el consentimiento informado de la mujer y la coordinación con el servicio de salud más cercano al domicilio para emergencias. Además si hay un indicio de parto de riesgo se programa y deriva”, insiste la diputada por Santa Fe.

Parto institucionalizado, parto humanizado

Las comisiones de Salud, Educación y Legislación General finalmente acordaron que en el proyecto de ley que termina con la desregulación laboral que padecen la/os especialistas en obstetricia, se establezca que en los casos de realizarse un parto domiciliario, la/os obstetras deberán trabajar con el protocolo redactado por la OMS. En diálogo con COMUNICAR IGUALDAD Stella Maris Coronel, jefa de enfermera/os del Centro Gallego de Buenos Aires, advierte que hay riesgos tanto para las mujeres que dan a luz en sus casas como para los neonatos. Frente al crecimiento de los casos planificados de nacimientos en el hogar familiar Coronel indica que los equipos de profesionales de la salud que asisten estos partos deben informar sobre las cuestiones favorables y desfavorables y garantizar una asistencia de 24 horas y más. “No estamos de acuerdo con el parto a domicilio, vivimos día a día los riesgos que afectan principalmente al bebé, aunque también a la mamá. No siempre se producen partos sin complicaciones y en un hospital tanto la madre como el bebé pueden ser contenidos. En estos procesos participan médicos especializados en obstetricia y neonatología, una partera y enfermeras especializadas en obstetricia y neonatología. Son imprescindibles frente a contratiempos tales como una alteración en los latidos cardíacos de la criatura o una bradicardia fetal o una subida de la presión arterial de la madre”.

Trabajamos mano a mano con las embarazadas, intentamos medicar en última instancia, no somos partidarias de acelerar el parto con mediación y vemos que los médicos tiene la misma postura”, defiende la jefa de Enfermería, aunque los protocolos indican siempre la administración de medicamentos como la oxitocina (hormona para estimular las contracciones) y es frecuente que en las salas de parto se hagan episiotomías (incisión en el periné), se monitoreen los latidos del bebé y se ofrezca la anestesia epidural como única alternativa para aliviar el dolor.

El movimiento reivindicativo de la humanización del parto y la salud de mamás y bebés, que tiene su origen en Estados Unidos y Europa y recién están cobrando fuerza en América Latina, se oponen a la medicalización del parto y a tratar a la embarazada como una persona enferma.

Marina Lembo, de la Asociación de Parteras Independientes, explica que los partos humanizados y planificados en domicilio tienen relación con el derecho a una atención calificada y de alta calidad, el acceso a la información sobre derechos sexuales y reproductivos, la no violencia de género y la no discriminación de la mujer y la/os niña/os. “Desde agosto del año pasado las parteras que asistimos y acompañamos partos a domicilio nos agrupamos en la Asociación de Parteras Independientes, las profesionales nucleadas somos alrededor de 30, pero hay más licenciadas que ejercen, seremos alrededor de 80. Cada vez hay más parteras que asisten a mujeres embarazadas de manera independiente. Hace 10 años éramos 20, es decir que el número se cuadruplicó. Pero esta tendencia es muy fuerte tanto en la formación de las parteras como en la demanda de las familias que ejercen el derecho a elegir donde dar a luz”.

Según Lembo, parir lleva tiempo. “En las salas de parto con drogas artificiales se pretende que en poco tiempo la mujer se abra y saque al bebe. La discriminación de la mujer está vinculada con  el control social que conllevan las prácticas obstétricas en las salas de parto institucionalizadas. La madre tiene que estar acostada, sometida, pero en el parto la mujer necesita libertad de movimientos, la posibilidad de pararse y agacharse, pues las mujeres tenemos hormonas naturales potentes y en este proceso se liberan, como las que recorren el flujo sanguíneo cuando tenemos relaciones sexuales, principalmente la hormona oxitocina y la endorfina”, explica la partera, que enumera otros beneficios como la contención afectiva, amorosa y femenina que dan seguridad y empoderan a la madre.

Imagen: Marina Fernández, Parto en Casa, Madrid, España www.marinamatrona.com

 

Deja una respuesta

4 comments

  1. Necesitamos que se apruebe esta ley, y que las parteras puedan seguir atendiendo en domicilios, yo pari en casa, y quiero que mis hijas puedan elegirlo si lo desean. Hermoso el dibujo que ilustra esta nota.

    1. Yo también parí en casa a mis dos hijos Laura! Y comparto en que es una experiencia maravillosa.

  2. Que alegría que me da que parir en la casa ya sea una opción, yo tuve a mis hijxs desde el 90 al 98, y como al primera fue por cesarea sin motivo, el segundo hijo y la tercer hija nacieron por cesarea también. Pero en aquella época yo leia las revistas que hablaban del parto en casa, y parecía un privilegio de algunas mujeres que conocían a alguien que quisiera acompañarlas.Me alegra tanto que ya sea una posibilidad para todas o una gran mayoría, espero que aprueben esa ley, y si no hay que empujar para que lo hagan, porque quiero ver a mis hijas en su casa pariendo y a mi hijo en su casa acompañando a la madre de su hijx a parir. Y que todas las mujeres puedan hacerlo, además.

  3. La información que se muestra es parte de un relevamiento que las mujeres que parimos en casa estamos haciendo. Es una muestra poblacional. No es la totalidad ya que el relevamiento se está haciendo por internet y se inició hace dos meses, se censaron mujeres que tienen facebook o acceso a internet. En 22 años hay muchos más partos que los que la nota informa. A la fecha tenemos censadas más de mil, los datos que se dan en la nota son incompletos y no se hace la aclaración que son una muestra poblacional y esto es importante aclararlo.