Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
“En las redacciones hay machismo, pero sobre todo mucha ignorancia”
8 junio, 2012
0

Este 7 de junio, Día del/la Periodista, fue celebrado en muchos lugares del país con actividades focalizadas en la utilización de la perspectiva de género en la profesión. En Córdoba, el Consejo Provincial de la Mujer organizó el Foro Mujeres y Medios de Comunicación- Hacia un periodismo con perspectiva de género, en el que participaron periodistas en ejercicio de medios gráficos de esa provincia, integrantes de la Red PAR (Periodistas de Argentina en Red-Por un periodismo no sexista) y de la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad.

De izquierda a derecha: Laura Leonelli, Nancy Mussa y Natalia Lazzarini.

COMUNICAR IGUALDAD- Desde Córdoba. En Misiones, Río Negro, Salta, Córdoba y en el Obelisco porteño fue celebrado ayer el Día del/la Periodista con actividades que destacaron la utilización de la perspectiva de género en la profesión y que fueron promovidas o en las que participaron integrantes de la Red PAR (Periodistas de Argentina en Red-Por un periodismo no sexista) que nuclea a periodistas mujeres y varones de todo el país que promueven la utilización del enfoque de género en su tarea cotidiana.

En Córdoba, el Foro Mujeres y Medios de Comunicación- Hacia un periodismo con perspectiva de género estuvo presidido por la presidenta del Consejo Provincial de la Mujer, Graciela Ruiz, y por el Secretario de Integración Regional de la Provincia, Hernán Olivero. Disertaron Pate Palero –integrante de la Red PAR y del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (CISPREN)-, Sandra Chaher –integrante de la Red PAR y presidenta de la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad-, Mariana Romito – periodista del diario La Mañana-, Miguel Peiretti – director del periódico Regionalismo-, Natalia Lazzarini –periodista del diario Día a Día, Laura Leonelli –de La Voz del Interior-, Claudia Aybar –integrante de la asociación ATACALAR-, Nancy Mussa –del diario El Centro del País- y Soledad Quadri –integrante de PAR y comunicadora de organizaciones de la sociedad civil-.

Graciela Ruiz abrió la jornada refiriéndose a la importancia de las transformaciones culturales profundas en las que se anclan las distintas formas de discriminación hacia las mujeres y al tiempo extenso que pueden requerir estos cambios. Señaló a la vez las enormes posibilidades que abre la Ley 26485 de Violencia de Género, sancionada en marzo del 2009, en cuanto a los diferentes tipos de violencia hacia las mujeres que visibiliza.

Pate Palero realizó un anecdótico y emotivo recordatorio de los inicios de la Red PAR, en el año 2006. “Después de la realización del Primer Encuentro de Periodistas con Visión de Género, convocado por Artemisa Comunicación en el 2006 en Buenos Aires, las pioneras cordobesas que estábamos ahí nos propusimos que el segundo encuentro regional fuera en nuestra provincia. Y fue como remar en dulce de leche. Nos costó mucho reunir apoyo, juntarnos entre nosotras y garantizar la concurrencia de periodistas del resto del país. Y cuando pedimos ayuda al gremio fuimos interrogadas como si fuéramos una secta de género. Después de eso, es un muy buen diagnostico de la situación actual que el tema este en agenda con esta convocatoria que estamos compartiendo.” Palero relató entonces el derrotero en los siguientes años de las integrantes de PAR en Córdoba para instalar el enfoque de género en las redacciones, y cómo pasaron de la denuncia sobre el sexismo de sus colegas a una estrategia pedagógica que las llevó a hacer docencia formal e informal.

Sandra Chaher se refirió al nuevo entramado normativo que se desplegó en Argentina a partir de la sanción de las leyes de Violencia de Género y de Medios, y del decreto 936 de prohibición de avisos de prostitución, y que permiten la sanción de la violencia mediática en los medios de Argentina. “El país ocupa un lugar de vanguardia a nivel internacional en relación al abordaje de estos temas, dando cumplimiento a los acuerdos de la Plataforma de Beijing y desarrollando políticas públicas de comunicación y género, aunque no sean explicitadas de esta manera. Sin embargo, quedan algunas cuestiones por ajustar: el proceso normativo de las sanciones es muy lento, no hay instituciones públicas para denunciar la violencia mediática en gráfica e Internet y el debate cultural es aún limitado, promovido fundamentalmente desde la sociedad civil. Es necesario que el Estado se involucre fuertemente en el combate a los estereotipos de género que mantienen la desigualdad de la mujer y atentan contra el logro de la igualdad.”

Mariana Romito se refirió a la desigualdad de género en la estructura laboral de las redacciones de la provincia de Córdoba, destacando que aunque hay algunos diarios en que la mitad del staff está integrado por mujeres y la otra mitad por varones, los cargos jerárquicos están mayormente ocupados por varones y quienes llevan la voz cantante en radio y televisión también son los conductores masculinos. Miguel Peiretti, que trabaja en un periódico del noreste de la provincia, en una ciudad poderosa con muchos prostíbulos en los cuales las mujeres son explotadas sexualmente, transmitió una sensación pesimista: “Nunca vamos a lograr que los medios dejen de ser sexistas porque tratar a la mujer como objeto sexual tiene que ver con la conquista y sostenimiento del poder”.

Natalia Lazzarini comentó la encrucijada de la mujer moderna entre el rol de cuidadoras y amas de casa típico de hace varias décadas, y el nuevo

Graciela Ruiz, presidenta del Consejo de las Mujeres, entregando distinciones.

estereotipo de mujer económicamente independiente pero que a la vez también arma una familia y que implica para las mujeres la integración de características diversas y hasta pocas décadas disociadas. “Creo que el aporte de las mujeres a mi profesión es entre otras características, la sensibilidad –fijarnos en temas que quizá pasan desapercibidos para otros- y estar en los detalles y pendientes de la organización -saber por ejemplo que tal mes salen las estadísticas de mortalidad o de repitencia- . Hoy nuestra lucha en las redacciones pasa por tener una organización que nos permita desempeñar nuestros múltiples roles como mujeres y hacer valer nuestra mirada del mundo.

Laura Leonelli destacó la ausencia de formación sobre enfoque de género en las universidades y la falta de mujeres entre quienes dirigen los medios, y señaló que si bien en La Voz del Interior nunca le censuraron una nota ni una fuente, tampoco su jefe le pide notas específicas sobre temas de género. “Yo creo que si bien en las redacciones hay machismo, hay sobre todo mucha ignorancia. En todas las notas se pueden incorporar uno o dos párrafos para mostrar cómo ese tema afecta de forma específica a las mujeres. Una vez me tocó ver cómo afecta cada tema a los diferentes barrios y como siempre se entrevista a mujeres porque parece que lo barrial es lo doméstico, mientras las entrevistaba les pregunté como era el tema de la seguridad, y me contaron que cuando iban al supermercado lo hacían en grupo y llevaban un cuchillo cada una para que no les robaran las bolsas. O el trabajo infantil, que si bien afecta a niños y niñas es peor para ellas porque tienen que hacerse cargo de lo doméstico y son las que cuidan a sus hermanos y faltan a la escuela para hacerlo, empezando a ser madres desde muy chiquitas.”