Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
“Es importante que las mujeres accedan a las TICs pero también que se modifiquen las estructuras de la industria”
27 agosto, 2015
0

Alejandra Davidziuk, Licenciada en Comunicación Social e integrante de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC),  fue la encargada -durante el Seminario Latinoamericano de Comunicación y Género “El debate regional en el contexto de Beijing + 20” que se realizó el 13 de agosto en Buenos Aires organizado por la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad, la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual y la Fundación Friedrich Ebert- de brindar el panorama de democratización de las TICs (tecnologías de la comunicación y la información) en la región durante los últimos 20 años. Su diagnóstico fue que sigue siendo aún muy baja la participación de mujeres en carreras universitarias de ingeniería y desarrollo de software y comunicaciones; que son pocos los países que implementan planes y políticas para insertar a las mujeres activamente en los empleos vinculados a software y los servicios informáticos desafiando las estructuras machistas de los mismos; y que aún está pendiente la definición de políticas públicas que apunten al desarrollo de capacidades y habilidades que permitan apropiarse de la tecnología y que sirvan para promover el empoderamiento de las mujeres.

Por Mariana Fernández Camacho

COMUNICAR IGUALDAD– Especialmente a cargo de dar a conocer el panorama regional de la situación sobre las TIC’s en relación a los temas de género, estuvo Alejandra Davidziuk, integrante del Programa de Apoyo a Redes de Mujeres (PARM) de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC). La idea fue ahondar en la relación de las mujeres con las tecnologías de la información y la comunicación, más allá de los medios. Por eso, conversamos con Davidziuk sobre algunas de las conclusiones de su intervención durante el Seminario Latinoamericano de Comunicación y Género.

 ¿Por qué ocuparse específicamente de las mujeres y las TICs?

En 2015 realizamos desde el Programa de Apoyo a Redes de Mujeres de APC un estudio específico sobre el tema TICs porque entendíamos que el acceso de las mujeres a la generación de contenidos en la web, la difusión de estereotipos y cierto analfabetismo digital eran algunas de las cuestiones más desatendidas en los informes que fueron presentando a lo largo de los años los 189 estados firmantes de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

¿Qué descubrieron que pasó, 20 años después de Beijing, con las tecnologías de la información y la comunicación en América latina y el Caribe?

Nuestro análisis se basó en tres ejes: educación, empleo y políticas públicas. En el tema de educación, encontramos que se avanzó en el acceso de las mujeres a la educación primaria, secundaria y universitaria en general. Pero la participación de mujeres en carreras universitarias de ingeniería y desarrollo de software y de comunicaciones sigue siendo muy baja. En México, que es el país con los mejores rangos, las mujeres ocupan solo el 31% del estudiantado. En Brasil, en México y en Ecuador existen sistemas de becas para incentivar y, sin embargo, el ingreso de las mujeres a estas carreras es muy bajo. Otro punto a tener en cuenta es que se registran programas de capacitación en TICs para mujeres adultas, pero no se revisan los contenidos. Y los contenidos, muchas veces, mantienen los patrones patriarcales donde se siguen una y otra vez colocando a las mujeres y a las niñas en los mismos lugares de hace 50 años. Por eso, es muy importante revisar los contenidos no solamente en las escuelas sino en los diferentes lugares de capacitación.

 ¿Cuál es el panorama en Argentina?

Por ejemplo, en las escuelas técnicas las mujeres llegan al 37%. Y en el área de investigación, a pesar de que en la mayoría de las áreas de investigación hay paridad entre hombres y mujeres, en las TICs la participación es de 70/30. Es necesario visualizar esto para fomentar el ingreso de más mujeres, porque precisamente en la investigación es donde se proponen o se piensan los cambios.

 ¿Qué ocurre con el eje “empleo”?

En el tema del trabajo, hay muchos países que impulsan programas de capacitación de mujeres en el área financiera. Hay programas de certificación en Colombia por ejemplo, o de inserción laboral en Ecuador. Pero son pocos los países que implementan planes y políticas para insertar a las mujeres activamente en los empleos desafiando las estructuras machistas que tienen muchos sectores, especialmente software y los servicios informáticos. Entonces, las mujeres ingresan pero no se modifican las estructuras internas de las industrias. Por ejemplo, el sector de software es una industria muy abierta para las mujeres porque pueden trabajar desde sus casas y eso les da mucha autonomía, pero hay ciertas cuestiones que no se discuten: las diferencias de salarios o las estructuras de las empresas. Este tipo de temas siguen pendientes.

¿Y las políticas públicas?

Existe un estudio de once agendas digitales en la región realizado por la CEPAL en 2012 que, de alguna manera, incluye la perspectiva de género aunque en una forma discursiva y de buenas intenciones. El desafío está puesto en la definición de políticas claras que apunten no sólo a fortalecer el acceso de las mujeres de diferentes regiones y edades  a las tecnologías, sino que también éstas deben alentar el desarrollo de capacidades y habilidades que permitan apropiarse de la tecnología y que sirvan para promover el empoderamiento económico, político y social de las mujeres, para así contribuir a consolidar la igualdad de género en América latina y el Caribe. Es decir, no es importante sólo que más mujeres accedan sino que se modifiquen estructuras. Porque sino vamos a seguir teniendo muchas mujeres trabajando en los  medios de comunicación y en las diferentes industrias de software y TICs, pero no va a cambiar nada.

Foto: Laura Salomé Canteros

Nota central:

¿Cuánto avanzaron los medios de comunicación en relación a temas de género desde el siglo pasado?