Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
¿Hasta cuándo la libertad de expresión será invocada para vulnerar derechos?
28 agosto, 2014
6

Las personas que dirigieron el documental “Borrando a papá” argumentaron, frente a la no inclusión del mismo en el Espacio INCAA Gaumont de esta semana, que este organismo estaría incurriendo en censura previa frente al derecho a la libertad de expresión. No es la primera vez, y seguramente no será la última, en que el derecho fundamental a la libertad de expresión es levantado como escudo para vulnerar derechos humanos.

Por Sandra Chaher

COMUNICAR IGUALDAD- El derecho a la libertad de expresión es un derecho fundamental garantizado por tratados regionales e internacionales (la Declaración Universal de los Derechos Humanos; el Pacto de Derechos Civiles y Políticos; y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, conocida como Pacto de San José de Costa Rica) y presente en nuestra Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Es el derecho más valorado por las personas que comunicamos, el que nos garantiza la libertad en la voz.

Sin embargo, hay un permanente bastardeo del concepto de la libertad de expresión por parte de empresas de medios, personas, y colectivos que pretenden imponer sus puntos de vista sin respeto a los derechos humanos.

La libertad de expresión no puede ser argumentada en cualquier caso, no es el salvoconducto hacia cualquier destino. Como todo derecho, aun los más importantes, la libertad de expresión tiene límites, y uno de ellos es la discriminación y vulneración de derechos de las personas.

El Diario Río Negro presentó en el año 2011 un amparo judicial contra el Decreto 936 de Prohibición de Avisos de Oferta Sexual en el que argumentaba el derecho a la libertad de expresión y de imprenta –para seguir publicando los avisos, que no contenían ningún valor periodístico y sí garantizaban recursos económicos- e, irónicamente, se posicionaba como protector de los derechos de las mujeres prostitutas, argumentando el derecho de las mismas a la libertad individual que el decreto estaría vulnerando.

El mismo argumento fue utilizado por los empresarios de medios españoles cuando el gobierno de José Luis Zapatero intentó, también en el 2011, regular los avisos de oferta sexual en ese país.

Cuando en el mismo 2011 se debatió en Nicaragua el articulado de una nueva ley de violencia de género, el proyecto enviado al Parlamento promovía que la norma incluyera la figura de violencia mediática. La reacción de los medios de comunicación, denunciando un ataque a la libertad de expresión, fue tan potente que a los pocos días la propuesta fue desestimada. La misma Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) intervino en el debate. Robert Rivard, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información del organismo, señaló: “Esta nueva figura penal de la violencia mediática debe ser analizada desde la perspectiva de la libertad de prensa y no de los crímenes de género”.

En todos los casos, las empresas y empresarixs de medios, piden ser eximidxs de cualquier tipo de regulación en relación a la vulneración de derechos y para eso sacan la bandera de la libertad de expresión. Tanto la Ley de Protección Integral de las Mujeres contra la Violencia de Argentina, como el proyecto de ley de violencia de género que intentaba discutir Nicaragua, como la medida que propuso Zapatero a través del Ministerio de la Igualdad, propusieron proteger derechos: los de las mujeres en relación a la forma en que las representan los medios.

Es decir no se trataba de censurar cualquier contenido, sino ejercer algún tipo de regulación sobre aquellos contenidos discriminatorios desde un punto de vista de género. 

El derecho a la libertad de expresión también es invocado en muchísimas ocasiones por empresas de publicidad y periodismo cuando se denuncia que incurrieron en piezas comunicacionales discriminatorias.

Señalan Pedro Salazar Ugarte y Rodrigo Gutiérrez Díaz en El derecho a la libertad de expresión frente al derecho a la no discriminación- Tensiones, relaciones e implicaciones del vínculo estrecho entre el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la no discriminación, que ambos derechos son parte del núcleo axiológico del derecho positivo, deben ser garantizados por el Estado y están relacionados con el principio de igual dignidad de las personas, al que colaboran a hacer efectivo. Es decir, ambos derechos son imprescindibles, se influencian y determinan. 

Y si bien señalan que el derecho a la libertad de expresión debe prevalecer, argumentan la importancia de que en algunos casos sea limitado, y un ejemplo que citan es cuando el político de derecha Christoph Blocher realizó años atrás una campaña para las elecciones legislativas de Suiza que debió ser levantada por su xenofobia explícita.

Lxs directorxs de Borrando a papá argumentan, en un comunicado difundido en el día de ayer, y frente a la evidencia de que el documental no sería proyectado en el Espacio INCAA Gaumont, que el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) estaría haciéndose eco de un pedido de censura de parte de una organización de la sociedad civil, lo cual no dejaría de sorprenderlxs ya que “el INCAA es una institución que siempre apoyó la libre expresión y la democracia”.

Nos preguntamos qué libertad de expresión entienden interpretar quienes hicieron un documental que reivindica un síndrome no reconocido –y rechazado- por organismos nacionales ni internacionales y cuyo principal argumento es que las mujeres “lavamos” la cabeza de niñas y niños luego de un divorcio para que éstxs no quieran ver más a sus padres.

En esta agencia hemos realizado este año muchísimas notas hablando del falso/inexistente/inventado Síndrome de Alienación Parental (SAP), creado por un psiquiatra estadounidense sobre quien circulan rumores de pedofilia (el SAP habría sido su escudo contra estas acusaciones). En ellas están desmontados todos los argumentos que se esgrimen en “Borrando a papá”. Cito dos de estas notas donde pueden encontrar esas argumentaciones: “Falso SAP: violencia institucional y mucho más” y El SAP no existe” .

La centralidad de nuestros cuestionamientos a quienes defienden el SAP y a lxs directorxs del documental es que existen relaciones desiguales entre varones y mujeres desde hace miles de años –el patriarcado- y en ese contexto debe inscribirse el análisis de un divorcio conflictivo. Si bien es probable que en una separación de este tipo haya violencia de ambas partes, la que ejercen los varones sobre las mujeres es mucho más antigua, probablemente se desató mucho antes del divorcio y se manifestó de muchas formas más evidentes o más sutiles. Por otra parte, la desigualdad entre varones y mujeres –que es la que origina esa violencia- también tiene larga data.

Está muy bien que un varón desee ver a sus hijxs después de un divorcio y sería fantástico que la custodia fuera compartida, siempre que estemos hablando de relaciones igualitarias en términos de género y de protección de derechos para las niñas y niños involucrados. Es decir, si esos varones que hoy reclaman estar con sus hijxs no los maltrataron sutil ni violentamente, ni abusaron sexualmente de ellxs –situaciones que están presentes en la mayoría de las causas judiciales en las que los varones, y sus abogadxs, invocan el inexistente SAP-. Y siempre y cuando, las relaciones con sus ex esposas hayan estado siempre planteadas en términos de igualdad, es decir que ellos se hayan hecho cargo en la etapa de la convivencia de un 50% efectivamente de esa crianza que reclaman cuando llega el divorcio.

La desigualdad de género es un tema sobre el que ha habido profusa investigación y legislación en las últimas décadas. Justamente ante la evidencia de la desigualdad estructural en las sociedades, los Estados generaron leyes de protección de las mujeres y de las personas con identidades de género y opciones sexuales diversas. Esas leyes protegen a estas personas de diferentes formas de manifestación de las desigualdades. Una de esas leyes en Argentina es la 26485 de Protección Integral de las Mujeres en los Ámbitos en que se Desarrollan sus Relaciones Interpersonales.

Esta norma tipifica cinco formas de violencia hacia las mujeres: física, psicológica, sexual, económica y patrimonial, y simbólica. Cada una tiene a su vez diferentes formas de manifestación (doméstica, institucional, laboral, entre otras). Se trata de una norma nacional inspirada en la Convención de Belém do Pará, el tratado regional de protección de la violencia hacia las mujeres aprobado por la Organización de Estados Americanos en 1994.

Estas formas de violencia se manifiestan en muchísimas relaciones de pareja, podríamos decir en la enorme mayoría, ya que el patriarcado nos constituye a todas las personas desde hace milenios. Y son algunas de las formas de violencia que aparecen en muchísimos relatos de varones que invocan el inexistente SAP. Uno de los varones que da testimonio en el documental, Guillermo Newbery Greve, fue condenado por amenazas a su ex mujer, y el único director varón del mismo, Gabriel Balanovsky, impidió el contacto de su hija con su mamá durante 11 meses. Y estos son sólo los casos que aparecen en el documental: hay muchísimos más en la justicia argentina –en las notas citadas se pueden encontrar varios de ellos- en los que los varones invocan el SAP luego de haber recibido denuncias de violencia o abuso sexual –en muchísimas ocasiones comprobadas-.

¿Entonces qué libertad de expresión están invocando? ¿Una que les de piedra libre para vulnerar derechos: los de sus esposas y ex esposas y los de sus hijxs? ¿El objetivo es contar historias que vulneran e invisibilizan derechos?

Advertimos que ejercer la libertad de expresión no puede significar de ninguna manera vulnerar el derecho de las personas de crecer en espacios libres de violencia” escribió ayer en un comunicado la Red PAR (Periodistas de Argentina en Red-Por un periodismo no sexista) sobre el estreno de “Borrando a papá”.

La libertad de expresión es un derecho valiosísimo como para ser bastardeado expresando argumentos discriminatorios y anti- derechos.

No vamos a pedir desde esta columna que no sea invocado vanamente, ya que entendemos justamente que las personas son libres de expresarse. Pero sí advertimos que la utilización que están haciendo lxs directorxs de Borrando a papá de este derecho es incorrecta, manipulatoria y confusa, tanto como los argumentos de los que dan cuenta en el documental sobre las situaciones que están atravesando.

Deja una respuesta

6 comments

  1. Lo mejor que he leído, que expresa clara y sintéticamente la tensión existente entre un derecho y otro, y además -lo más importante- pone una cuota de luz y racionalidad en torno a este documental, ignorada desde todos los medios que han abordado el tema y por el propio Estado que, ya a estas alturas, debió fijar su posición en forma inequívoca. Esto es comunicar igualdad, no me cabe duda.

  2. Buaff, que deplorable artículo. Comparar el intento de censura de un documental, con la censura de avisos de prostitución en periódicos… Vaya Tela. Nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino.

    Efectivamente hacen falta este tipo de sitios, comunicados, organizaciones, etc., con visión de género, porque si no, si no se tiene puestas las gafas de cristal grueso del totalitarismo, es impensable que alguien llegué, por si sólo a semejantes conclusiones.

    Aquí les dejo un vídeo, bastante jurídicamente bien argumentado de por qué es ilegal a la censura previa de este documental (aunque no haría falta argumentarlo siquiera, cualquiera, con mínimo de sentido común y mentalidad mínimamente democrática llegaría a esa conclusión).

    Dr. Roberto Terrile. Abogado. “BORRANDO A PAPA”, NO A LA CENSURA PREVIA BORRANDO A PAPA
    https://www.youtube.com/watch?v=Mq5pnUc8G4w

    1. Roberto, estás tergiversando el contenido del artículo. Los casos mencionados lo fueron en función de haber sido argumentados para defenderlos la libertad de expresión, no porque en sí mismos los contenidos de los mismos fueran comparables. Por otra parte, nunca desde esta agencia promovimos la censura del documental. Si hubieras leído los tres artículos que escribimos sobre el tema habrías entendido que cuestionamos: 1) el contenido del mismo; 2) el financiamiento que tuvo del Estado; 3) la utilización del derecho a la libertad de expresión -un derecho valiosísimo- como argumento para defenderlo. Pero no promovemos su censura. Este documental debía haber estado financiado en forma particular, no por un Estado garante de derechos como el nuestro. Y en ese caso también habríamos cuestionado su contenido, ya que nos parece inadecuado, y cuestionarlo no significa pedir su censura sino, justamente, ejercer nuestro derecho a la libertad de expresión.

      1. Su comentario no es más que una muestra de su falta de entendimiento del sistema democrático y de libertades colectivas. Se arrogan para sí mismas exclusivamente el derecho a la libertad de expresión que niegan a los demás. ¿Me puede poner la mano en el fuego de que ustedes no están detrás del no estreno por el INCAA, y del no pre-estreno en el Colegio Público de Abogados de Argentina? ¿Me puede decir porqué se han dado esos hechos? ¿Sabe Vd. porque a raíz de sus peticiones de censura, y de alguna visita de Salud Activa (María Beatriz Müller) al INCAA, esté no cogue el teléfono ni contesta los mails a los responsables del documental? ¿Me puede decir por qué su organización no ha amparado el derecho a la libertad de expresión del documental de igual manera que lo defienden para ustedes?. ¿La libertad de expresión sólo juega para uno mismo, no para los demás? ¿Se piensan que los ciudadanos nos chupamos el dedo?

  3. Sandra Chaher-El decir que el SAP no existe es lo mismo que afirmar que la violencia contra el hombre no existe: Ignorancia pura y en esta caso basada en misandria de la mas pura estirpe. Usted me ofende, humilla y se burla de mi desgracia, la desafio a que lea mis expedientes Judiciales si es que es tan valiente de luego poder admitir su gran error de emitir juicios sin estar debidamente informada de la realidad. Sus argumentos se basan en su total desconocimiento de la realidad y a vincular al SAP con el abuso sexual y al abuso sexual con lo genitales. En mi caso fui acusado de abuso por bañar a mis hijos siendo bebes y tarde gracias a la desastrosa Justicia Argentina 5 años en demostrar mi inocencia, tiempo mas que suficiente para insertar el SAP en la mente de los pequeños y que hayan tenido reacciones hasta de odio, hacia mi y los haya perdido para siempre. Quizas Ud me pueda explicar con su gran sabiduria porque un bebe de 3 años que esta jugando con su padre en una sesion de revinculacion, luego de verse supendida por acciones de la madre durante 2 meses, cuando se reanudan las primeras palabras del niño son ‘vos tenes que ir preso’. Quizas usted lo relacione con algun hechizo o algo parecido en lugar de algo mas cientifico como el SAP. Quizas usted no considere que una pelicula y su libre difusion NO ES LIBERTAD DE EXPRESION y que difundir ciertos hechos reales , recuerde que cualquier documental difunde eso, no sea tambien una obligacion del Estado como defendor de los derechos de las personas. En pocas palabras se puede inferir que lo que usted objeta es la difusion de la verdad por lo tanto defensora de la mentira en cualquiera de sus formas. EL DESAFIO ESTA HECHO A VER SI ES TAN VALIENTE DE RECOGER EL GUANTEN Y DEJAR LA HIPOCRESIA DE LADO PARA DAR PASO A LA VERDAD.

  4. Mauricio Echenique

    EN 12 PAÍSES de AMERICA YA SE LUCHA CONTRA la ALIENACIÓN PARENTAL:
    La Unión LAtinoamericana de entidades de PSicología(U.LA.PSI) CONDENA la ALIENACION PARENTAL:

    DECLARACIÓN de la U.LA.PSI : La VIDA en FAMILIA es un DERECHO HUMANO. Para esta Declaración, el Grupo de Trabajo Familia de ULAPSI1 hace suyas las palabras del preámbulo de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (a), adoptada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea Gral. en su res. 44/25, de 20/11/1989, considerando que:

    … de conformidad con los principios proclamados en la Carta de la ONU, la libertad, la justicia y la paz en el mundo se basan en el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana,

    Teniendo presente que los pueblos de la ONU han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre y en la dignidad y el valor de la persona humana, y que han decidido promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad,

    Reconociendo que la ONU han proclamado y acordado en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los pactos internacionales de derechos humanos, que toda persona tiene todos los derechos y libertades enunciados en ellos, sin distinción alguna, por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición,

    Recordando que en la Declaración Universal de Derechos Humanos las Naciones Unidas proclamaron que la infancia tiene derecho a cuidados y asistencia especiales,

    Convencidos de que la familia, como grupo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, y en particular de los niños, debe recibir la protección y asistencia necesarias para poder asumir plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad,

    Reconociendo que el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión, Considerando que el niño debe estar plenamente preparado para una vida independiente en sociedad y ser educado en el espíritu de los ideales proclamados en la Carta de las Naciones Unidas y, en particular, en un espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad,

    Teniendo presente que la necesidad de proporcionar al niño una protección especial ha sido enunciada en la Declaración de Ginebra de 1924 sobre los Derechos del Niño y en la Declaración de los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General el 20 de noviembre de 1959, y reconocida en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (en particular, en los artículos 23 y 24), en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (en particular, en el artículo 10) y en los estatutos e instrumentos pertinentes de los organismos especializados y de las organizaciones internacionales que se interesan en el bienestar del niño,…

    …Recordando lo dispuesto en la Declaración sobre los principios sociales y jurídicos relativos a la protección y el bienestar de los niños, con particular referencia a la adopción y la colocación en hogares de guarda, en los planos nacional e internacional; las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la administración de la justicia de menores (Reglas de Beijing);… 2

    Además, para la propuesta, este grupo de profesionales latinoamericanos, expertos en Psicología de la familia, se acuerpa en los siguientes artículos de la citada Convención;
    específicamente en:

    Artículo 2
    1. Los Estados Partes respetarán los derechos enunciados en la presente Convención y asegurarán su aplicación a cada niño sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición del niño, de sus padres o de sus representantes legales.

    2. Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para garantizar que el niño se vea protegido contra toda forma de discriminación o castigo por causa de la condición, las actividades, las opiniones expresadas o las creencias de sus padres, o sus tutores o de sus familiares.

    Artículo 3
    1. En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.
    2. Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres,
    tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas.

    3. Los Estados Partes se asegurarán de que las instituciones, servicios y establecimientos encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en materia de seguridad, sanidad, número y competencia de su personal, así como en relación con la existencia de una supervisión
    adecuada.

    Artículo 4
    Los Estados Partes adoptarán todas las medidas administrativas, legislativas y de otra índole para dar efectividad a los derechos reconocidos en la presente Convención. En lo que respecta a los derechos económicos, sociales y culturales, los Estados Partes adoptarán esas medidas hasta el máximo de los recursos de que dispongan y, cuando sea necesario, dentro del marco de la cooperación internacional.

    Artículo 5
    Los Estados Partes respetarán las responsabilidades, los derechos y los deberes de los padres o, en su caso, de los miembros de la familia ampliada o de la comunidad, según establezca la costumbre local, de los tutores u otras personas encargadas legalmente del niño de impartirle,en consonancia con la evolución de sus facultades, dirección y orientación apropiadas para que el niño ejerza los derechos reconocidos en la presente Convención…

    Artículo 7
    1. El niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.
    2. Los Estados Partes velarán por la aplicación de estos derechos de conformidad con su legislación nacional y las obligaciones que hayan contraído en virtud de los instrumentos internacionales pertinentes en esta esfera, sobre todo cuando el niño resultara de otro modo apátrida.

    Artículo 8
    1. Los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares de conformidad con la ley, sin injerencias ilícitas.

    2. Cuando un niño sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad.

    Artículo 9
    1. Los Estados Partes velarán por que el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando, a reserva de revisión judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria en el interés superior del niño. Tal determinación puede ser necesaria en casos particulares, por ejemplo, en los casos en que el niño sea objeto de maltrato o descuido por parte de sus padres o cuando éstos viven separados y debe adoptarse una decisión acerca del
    lugar de residencia del niño.

    2. En cualquier procedimiento entablado de conformidad con el párrafo 1 del presente artículo, se ofrecerá a todas las partes interesadas la oportunidad de participar en él y de dar a conocer sus opiniones.
    3. Los Estados Partes respetarán el derecho del niño que esté separado de uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos padres de modo regular, salvo si ello es contrario al interés superior del niño…

    Artículo 12
    1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño.

    2. Con tal fin, se dará en particular al niño oportunidad de ser escuchado, en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento

    5 / 11 Declaración de la U.LA.PSI sobre la Alienación Parental
    De la ley nacional…

    Artículo 16
    1. Ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y a su reputación.
    2. El niño tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o ataques…
    Artículo 18
    1. Los Estados Partes pondrán el máximo empeño en garantizar el reconocimiento del principio de que ambos padres tienen obligaciones comunes en lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niño. Incumbirá a los padres o, en su caso, a los representantes legales la responsabilidad primordial de la crianza y el desarrollo del niño. Su preocupación fundamental
    será el interés superior del niño.

    2. A los efectos de garantizar y promover los derechos enunciados en la presente Convención, los Estados Partes prestarán la asistencia apropiada a los padres y a los representantes legales para el desempeño de sus funciones en lo que respecta a la crianza del niño y velarán por la creación de instituciones, instalaciones y servicios para el cuidado de los niños.

    3. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para que los niños cuyos padres trabajan tengan derecho a beneficiarse de los servicios e instalaciones de guarda de niños para los que reúnan las condiciones requeridas.

    Artículo 19
    1. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o
    mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de
    cualquier otra persona que lo tenga a su cargo…

    Artículo 36
    Los Estados Partes protegerán al niño contra todas las demás formas de explotación que sean perjudiciales para cualquier aspecto de su bienestar… 3
    En este sentido, y en total consonancia con esta Convención, nuestro grupo de trabajo, coincide con lo dispuesto en el DSM-IV en cuanto a que: “los problemas relacionales son síndromes conductuales o psicológicos de importancia clínica o pautas de comportamiento que ocurren en individuos o entre ellos y que se asocian a aflicciones presentes o discapacidad o a un riesgo significativamente mayor de deceso, dolor, discapacidad o una pérdida importante de la libertad. Los problemas relacionales (p.ej, problemas relacionales de parejas, maltrato de la
    pareja o infantil) se incluyen como trastornos del eje I en el DSM-IV bajo los códigos V (es decir, otros trastornos que pueden ser objeto de atención clínica)”.
    4
    Por tanto,
    Conscientes que en América Latina, en este momento, aún se mantienen vigentes los principios ideológicos patriarcales, que derivan en prácticas de desparentalización5, de alienación parental y padrectomía, hacia padres y madres, plenamente facultados para ejercer sus derechos y responsabilidades parentales;

    Que estas prácticas ancestrales, propician la desafiliación6 un maltrato sistemático hacia niños (as), que son utilizados por sus padres o madres como intermediarios en el conflicto conyugal.

    Que este maltrato parental, de los exconsortes entre sí, hacia la prole, otros familiares, es una realidad clínica, judicial y psicosocial diaria en las familias en conflicto en América Latina.

    Consideramos de suma importancia exponer nuestra mirada y comprensión respecto del observado fenómeno del SAP7 y la Padrectomía8 en diversos países de América Latina, razón por lo cual existe este documento; pues quienes hemos tenido la oportunidad de trabajar con familias nos hemos encontrado, con bastante frecuencia, tanto en nuestras intervenciones clínicas de familias en conflicto como a nivel judicial (sobre todo cuando se está dirimiendo el proceso legal de la custodia de los hijos/as, tras la separación parental), con procesos donde uno (a veces ambos) de los progenitores utiliza a la descendencia, para hacer prevalecer sus
    particulares intereses, sobre los del otro, limitando o anulando los derechos así como el vínculo emocional paternal de la otra persona con un fin a menudo perverso 9, poder y desquite; objetivo que tratará de alcanzar con todos los medios a su alcance pues el fin lo justifica.

    Esta violencia parental busca aniquilar no solo el rol paternal; sino además, todo vínculo emocional entre los hijos (as) y la persona ausente (a menudo el progenitor masculino, pero no exclusivamente éste), aduciendo como causa los conflictos de la pareja. Se trata en definitiva de la manipulación antojadiza de los hijos (as) como herramienta de cambio (para el chantaje).
    Concurre además la manipulación de la realidad, implantando memorias e instaurando procesos de enajenación en la consciencia de los hijos (as), tratando de anular su criticidad y suplantarla por ideas provenientes de los conflictos de pareja y no del subsistema parental, hablamos entonces del SAP.

    El SAP o la Padrectomía no es sólo un problema familiar, clínico o jurídico, constituye una problemática psicosocial de fondo que impone vulnerabilidad y agresión emocional hacia cada uno de los progenitores y prioritariamente, hacia los hijos (as), que son utilizados, como objetos de discordia, un arma contra el ex cónyuge (padre o madre).

    CONSIDERAMOS QUE:
    Para que el ser humano tenga un sano desarrollo integral, necesita mantener una relación vincular cercana, libre y espontánea con sus figuras parentales y con toda su familia, siempre y cuando no exista una razón, realmente válida, para evitar este contacto. A través del tiempo hemos constatado en nuestro trabajo e investigaciones ejemplos numerosos de crianza compartida, libre y espontánea, sin judicialización, donde los logros son bastos y tranquilizadores; tanto para los niños (as), como para ambos progenitores y familiares.

    No podemos permitir -sea quien sea su autor- el desconocimiento de un fenómeno lacerante para las familias latinoamericanas y su adecuada convivencia.
    En América Latina Patricia Arés (Cuba), Nelson Zicavo (Chile) quien habla de Padrectomía como proceso, sin embargo ha dedicado parte de su obra a este mismo fenómeno del SAP).

    Otros autores como Jorge Luis Ferrari y Carlos Díaz Usandivaras (Argentina), María Antonieta Magallón (México, en su Tesis Doctoral) y David Ramírez (Costa Rica, en su Tesis Doctoral) se han referido al mismo tema con acierto en sus múltiples publicaciones donde queda claro a través de sus escritos e investigaciones que el Síndrome de Alienación Parental (SAP) es un proceso inmerso en el seno de nuestras sociedades.

    Las leyes en México, en Argentina, en Uruguay, en Brasil van adelante (algunas tímidamente) al comprender estos fenómenos y en los otros países, aún duermen el sueño de los olvidados en los cajones de funcionarios ineptos al servicio de lo políticamente correcto, o simplemente por la inercia conservadora de una sociedad dividida entre machistas y hembristas con sus luchas absurdas.

    Nuestro compromiso social hace que hoy alcemos la voz por los hijos e hijas que sufren esta situación y que además, ven hipotecado su futuro por el conflicto entre sus ascendientes y también, por aquellos papás y mamás que son agredidos, desparentalizados, padrectomizados, y que injustamente han muerto en vida para sus hijos (as), pues aunque sigan viviendo, ya no se les permite la convivencia, el mantener un vínculo no sólo necesario, sino también deseado.

    Los hijos (as) de padres separados no son niños (as) de segunda categoría, ni futuros adictos o desviados como nos lo hicieron creer las vetustas ideas tradicionales. Son chicos inteligentes y capaces, nos están pidiendo que le demos una familia segura y dos padres comprometidos en su crecimiento y desarrollo, que dejen de lado los argumentos de pareja para asumir los de padres, pues es lo que son para toda la vida. Cuando esos niños (as) tengan a su vez
    descendencia los harán abuelos a los dos y esos nietos, necesitaran la herencia histórico-cultural de todos sus familiares, no de algunos nada más.

    Nuestra historia latinoamericana está plagada de hechos con separaciones obligadas injustas y lacerantes. Desde los hijos de migrantes, que dejaban y dejan aquí o allá parte de su familia, hasta los hijos de los “desplazados” en Colombia, sin olvidarnos de los hijos de los desaparecidos en Chile, Argentina y Uruguay (bien lo saben las aguerridas Madres de Plaza de Mayo). A todo este dolor, ahora le sumamos los padres y madres (separados o divorciados) de hoy, que no tienen más que sus dos manos y su corazón herido para luchar por el vínculo roto y que si no actuamos inmediatamente para repararlo, será imposible de revivir.

    Mientras existan organizaciones e investigadores latinoamericanos comprometidas con la salud psicológica de nuestras familias, entonces los padres y madres, sus hijos (as) podrán tener seguridad de que no están solos, pues la Padrectomía y el SAP son hechos lamentables que debemos develar con valentía y sin temor. Los hijos (as) de padres y madres separados esperan que los profesionales no callen.

    NOTAS
    1 Unión Latinoamericana de Entidades de Psicología
    2 Convención de los Derechos del Niño
    3 http://www2.ohchr.org/spanish/law/crc.htm
    4 http://www.psiquiatria.com/enlaces/652 o First, M; Pincus, H. (2002)
    5 Acciones psico-socio-legales impuestas y a la vez asumidas, donde se le limita o inhibe parcial o totalmente a un padre -o a una madre- de sus derechos a ejercer la parentalidad, sin que exista un justificante o un motivo que fundamente tal situación. Ramirez, D. (2011)

    6 Acciones psico-socio-legales impuestas y a la vez asumidas, donde se le limita o inhibe parcial o totalmente a un hijo (a) de sus derechos a vivir su filiación, sin que exista un justificante o un motivo que fundamente tal situación. Ramirez, D. (2011)

    7 Síndrome de Alienación Parental, definido inicialmente por el autor R. Gardner.

    8 Zicavo, N. 2006. Para que sirve ser Padre, un libro sobre el divorcio y la Padrectomía.

    9 A menudo intentan deliberadamente provocar confusión, miedo, apatía, culpa o tristeza, con el objetivo de ganar una pseudo batalla, de donde todos saldrán heridos.

    ENTIDADES INTEGRANTES DE LA U.LA.PSI:

    EN ARGENTINA
    Asociación Argentina de Estudio e Investigación en Psicodiagnóstico (ADEIP)
    Asociación de Psicólogos de Buenos Aires (APBA)
    Federación de Psicólogos de la República Argentina (FePRA)
    Asociación de Psicologos Laborales de Argentina (APSILA)
    Asociación Argentina de Psicodiagnostico de Rorschach

    EN BOLIVIA
    Colegio de Psicólogos de Bolivia

    EN BRASIL
    Associação Brasileira de Ensino de Psicologia (ABEP)
    Associação Brasileira de Psicologia do Desenvolvimento (ABPD)
    Associação Brasileira de Psicologia Escolar e Educacional (ABRAPEE)
    Associação Brasileira de Psicologia Organizacional e do Trabalho (SBPOT)
    Associação Brasileira de Psicologia Política (ABPP)
    Associação Brasileira de Psicologia Social (ABRAPSO)
    Associaçao Brasileira de Roscharch e Métodos Proyectivos (ASBRo)
    Associação Nacional de Pesquisa e Pós Graduação em Psicologia (ANPEPP)
    Conselho Federal de Psicologia (CFP)
    Conselho Regional de Psicologia 02ª Região – Pernambuco / Fernando de Noronha
    Conselho Regional de Psicologia 04ª Região – Minas Gerais
    Conselho Regional de Psicologia 05ª Região – Rio de Janeiro
    Conselho Regional de Psicologia 06ª Região – São Paulo
    Conselho Regional de Psicologia 07ª Região – Rio Grande do Sul
    Conselho Regional de Psicologia 12ª Região – Santa Catarina
    Conselho Regional de Psicologia 15ª Região – Alagoas
    Federação Nacional dos Psicólogos (FENAPSI)
    Instituto Brasileiro de Avaliação Psicológica (IBAP)
    Instituto Silvia Lane (ISL)
    Sociedade Brasileira de Psicologia e Acupuntura (SOBRAPA)
    Sociedade Brasileira de Psicologia Hospitalar (SBPH)
    Federação Latino-Americana de Análise Bioenergética (FLAAB)
    Associação Brasileira de Orientação Profissional (ABOP)
    Associação Brasileira de Editores Científicos em Psicologia (ABECIP)
    Sindicato dos psicólogos no Estado da Bahia

    EN CHILE
    Centro de Pensamiento y Acción Crítica de Valparaíso (CEPAC)

    EN COLOMBIA
    Asociación Colombiana de Facultades de Psicología (ASCOFAPSI)
    Cátedra Libre Martín Baró

    EN COSTA RICA
    Colegio de Psicólogos de Costa Rica

    EN CUBA
    Sociedad Cubana de Psicología de la Salud
    Sociedad Cubana de Psicología

    EN GUATEMALA
    Colectivo de Investigaciones Sociales y Laborales

    EN MEXICO
    Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología (AMAPSI)
    Colegio de Profesionales de la Psicología del Estado de Guanajuato
    Colegio de Profesionales de la Psicología del Estado de Jalisco
    Colegio de Profesionales de la Psicología en Querétaro
    Colegio de Psicólogos de Celaya
    Colegio de Psicólogos de Mazatlán
    Colegio Metropolitano de Psicología
    Federación Nacional de Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psicólogos de México (FENAPSIME)
    Grupo Entorno Comportamiento (Greco)
    Instituto Internacional de Investigación y Formación en Prospectiva, Participación y Gestión Ciudadana
    Instituto Internacional de Investigación, Evaluación y Rehabilitación en Retroalimentación Biológica y

    Neuroretroalimentación Aplicada
    Sociedad de ex-alumnos de la Facultad de Psicología de la UNAM
    Sociedad de Psicología Institucional de Querétaro (PSIQUE)
    Asociación de Egresados de Psicología Social
    Asociación Latinoamericana para la formación y la enseñanza de la Psicología (ALFEPSI)
    Colégio de Psicologos de Tlaxcala (México)

    EN PARAGUAY
    Sociedad Paraguaya de Psicología

    EN PERU
    Colegio de Psicólogos del Perú
    Sociedad Peruana de Psicología en Emergencias y Desastres

    EN URUGUAY
    Asociación de Psicología del Trabajo del Uruguay (ADEPTRU)
    Cordinadora de Psicólogos de Uruguay
    Sociedad de Psicología del Uruguay
    Sociedad Uruguaya de Análisis y Modificación de la Conducta (SUAMOC)

    FUENTE: http://www.ofcostarica.com/anasap/index.php?view=article&catid=37%3Aap&id=65%3Adeclaracion-ulapsi&format=pdf&option=com_content&Itemid=61