Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
Justicia ya para Tati Piñeiro
11 julio, 2013
0

Mañana se cumple un año del asesinato en Puerto Esperanza, Misiones, de Itatí “Taty” Piñeiro. La causa no tiene a nadie a cargo desde hace meses y tanto el abogado de la familia como un periodista que está colaborando con la misma están amenazados de muerte. La familia sospecha que en el asesinato están involucrados hijos de políticos de la zona que habrían llevado a la joven de 18 años a una fiesta en la que en medio de la circulación de alcohol y drogas ilegales habrían abusado sexualmente de ella y la habrían asesinado. El caso es comparado con el de María Soledad Morales en Catamarca y Paulina Lebbos en Tucumán. Es probable que la hermana Martha Pelloni acompañe mañana la marcha de la familia en pedido de justicia.

Por Sandra Chaher

COMUNICAR IGUALDAD-Esto tiene que ver con los hijos del poder” dicen en Misiones. Itatí “Tati” Piñeiro, de 18 años, apareció asesinada el 12 de julio del 2012 en el barrio El Progreso, de Puerto Esperanza, una ciudad ubicada al noroeste de la provincia de Misiones, a 60 km de Iguazú y a 250 de Posadas. El cuerpo estaba apuñalado y degollado y la autopsia indicó que había sido violada.

Las sospechas de la familia y conocidos fueron inmediatamente hacia Fabián Gruber, hijo del diputado provincial por Frente Renovador de la Concordia (FR) Gilberto “Pato” Gruber, ex intendente de Puerto Esperanza por dos gestiones y hermano del actual intendente Alfredo Gruber. El 11 de julio Fabián Gruber había realizado una fiesta a la que es posible que Tati haya asistido.

Fabián Gruber y sus amigos son conocidos en el pueblo por movilizarse en autos caros y realizar habitualmente fiestas en esa ciudad y otras vecinas en las que circulan alcohol y drogas ilegales con generosidad. Tienen también el hábito de acercarse a los barrios populares e invitar a chicas jóvenes, como Tati, a que participen de estos eventos. “Todos quieren ser amigos de ellos –dice a COMUNICAR IGUALDAD Juan Carlos Selva Andrade, abogado de la familia de Tati y uno de los amenazados en el caso-. Fabián Gruber anda con una camioneta que nadie en el pueblo puede tener. Manejan recursos que para las chicas de sectores populares son muy tentadores. ¿Cuándo podrían subirse a una camioneta asi? ¿Dónde podrían ir a fiestas como esas?”

El enojo por el abuso de poder es enorme en el pueblo, pero mucha gente tiene miedo. Selva Andrade cuenta que días atrás, el mismo grupo sospechado de asesinar a Tati, con Fabián Gruber a la cabeza, habría violado a otra chica de 22 años. También muy humilde. También habría sido invitada a subirse a una camioneta, a participar de una fiesta –en la que la promesa siempre es divertirse, nunca terminar siendo obligada a consumir drogas legales e ilegales y ser abusada, mucho menos asesinada- y en la madrugada la habrían violado y amenazado con que terminaría como Tati si contaba algo. La mamá de Tati la fue a visitar como posible testigo de la causa de su hija y la chica le dijo que no declararía, que tenía miedo que le hicieran daño a ella y que sus familiares perdieran sus trabajos.

Ellos se ufanan por todo el pueblo de estas cosas –dice el periodista Daniel Ortigoza, director de FM Imperio-. Una vez anduvieron contándole a todo el mundo que se habían llevado a 6 chicas al Lago Uruguay, que les habían dado alcohol y drogas y que habían hecho una fiesta negra. Y esto lo andan contando por todos lados.”

La causa

Pocos días después de encontrar el cuerpo de Tati, fue detenido como posible asesino Hernán Céspedes –conocido del barrio y novio de una compañera de escuela de Tati-. El día anterior a declarar en la causa, Céspedes apareció “suicidado” en la cárcel de Iguazú en la que estaba detenido. Nadie cree en ese suicidio. “Céspedes puede haber sido el entregador pero nunca el asesino” dice Selva Vega, que hoy defiende las causas de las dos familias, unidas en la desesperación frente a la impunidad con que es llevado el caso.

La causa de Tati tuvo un primer juez, Juan Fernández Rissi –que según denuncian las familias no sólo fue nombrado por los mismos sectores políticos que lideran la provincia de la mano del gobernador Maurice Closs y con quienes trabajan los Gruber, sino que su padre es gerente de una empresa de la familia de Closs- que frente a la recusación que le plantearon los familiares por encubrimiento de los verdaderos autores se declaró inhibido de seguir con la causa. Pero el juez que intervino en la inhibición dijo que no correspondía y actualmente la causa no tiene juez ni jueza.

Creemos que para los dos jueces esto es una papa quemante. Nadie quiere tomar la causa –señala Selva Andrade-. El Tribunal Penal de El Dorado que tiene que decidir ahora que se hace debería haber resuelto en pocos días, y hace meses que no lo hace.”

Selva Andrade fue amenazado de muerte apenas se hizo cargo del caso: Me seguía en su camioneta a cara descubierta Fabián Gruber y me decía que me iban a matar si no me dejaba de joder. Yo no soy militante político, no hago esto para sacar ningún rédito. Lo voté en el pasado a Closs y ahora en junio no volví a hacerlo por todo esto que está pasando. Miro en la televisión lo que pasa con Lebbos en Tucumán, que le tiran gas pimienta y nadie dice nada y es lo mismo que pasa acá. Estamos viviendo una fenomenal impunidad.

Paulina Lebbos fue asesinada hace más de siete años en Tucumán, no hay personas imputadas en la causa y la mismas se encuentra paralizada. En la provincia se dice que también habrían estado involucrados en su asesinato “hijos del poder”, como en el caso de María Soledad Morales en Catamarca en 1990. El padre de Paulina, Alberto Lebbos, recorre incansablemente las calles, los medios de comunicación y toda oficina que se le abre pidiendo justicia. El 9 de julio Lebbos fue reprimido con gas pimienta por la policía de Tucumán cuando intentaba llegar hasta la Catedral de su provincia para reclamar mientras se realizaba el Tedeum por la fecha patria, donde estaba la presidenta Cristina Fernández.

Más amenazas y amedrentamientos

Daniel Ortigoza viene acompañando el reclamo de las familias de Tati Piñeiro y Hernán Céspedes desde hace un año, y por eso dejó de percibir publicidad del Municipio y de la Cooperativa de Servicios Públicos de Puerto Esperanza, un organismo al que aporta toda la comunidad.

Por su compromiso en el seguimiento del caso, Ortigoza recibió este verano en la sede de la radio que dirige un sobre anónimo con fotografías que exhiben el cuerpo de Tati semidesnudo y con señales de haber sido abusado y mutilado y situado en al menos tres zonas diferentes de Puerto Esperanza, contrariando la primera versión vigente en la causa que indicaba que había sido asesinada en el mismo lugar donde apareció el cadáver, un trillo del barrio El Progreso.

Ortigoza presentó las fotos en la causa pero no hubo ningún movimiento de la misma a partir de este nuevo indicio que abría nuevas pistas para seguir investigando. Antes de este evento Ortigoza ya había recibido amenazas  por mensaje de texto por darle seguimiento al caso en su radio. Luego de la presentación de las fotos, y al igual que a Selva Andrade, lo  amenazó directamente Fabián Gruber desde su camioneta. Además es permanente descalificado a través de otros medios de comunicación de la ciudad vinculados a la familia Gruber.

El último hecho amenazante lo vivió hace pocas semanas. Las familias de Tati y Hernán hicieron una manifestación frente al Municipio porque el intendente, Alfredo Gruber, declaró a un medio de comunicación de Posadas que la causa tenía que estar cerrada. Pocos días después, Ortigoza fue denunciado en la comisaría por un maderero de la zona, vinculado a la familia Gruber, que lo acusó de haber instigado la manifestación frente al Municipio.

Ortigoza se encontró con esta denuncia luego de haber vuelto de Posadas a donde acompañó a las dos familias a reuniones que les ofrecieron integrantes del Poder Ejecutivo provincial. El secretario general de Acceso a la Justicia y los Derechos Humanos, Carlos Oudín; el ministro de Derechos Humanos, Edmundo Soria Vieta; y el subsecretario de Seguridad, Julio Lesken, recibieron a las familias y se comprometieron, entre otras cosas, a que podrían ver la causa en un plazo no mayor a 48 horas, ya que ninguna de las dos familias tuvo acceso a la causa completa hasta la fecha. De esto hacen ya 15 días y las familias no tuvieron aún acceso a la causa.

Mañana 12 de julio, a las 17.30 horas se iniciará en la Plaza Central de Puerto Esperanza una marcha en reclamo por el esclarecimiento del caso. La hermana Martha Pelloni, que lideró en los ’90 las marchas por el esclarecimiento del feminicidio de María Soledad Morales en Catamarca, comprometió su presencia.