Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
“No habrá políticas públicas de comunicación y género si no existe un activismo llevado adelante por las mujeres”
31 agosto, 2015
0

Durante el Seminario Regional de Comunicación y Género “El debate regional en el contexto de Beijing + 20” -organizado en agosto en Buenos Aires por la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad, la Fundación Friedrich Ebert y la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual-, una mesa estuvo dedicada a debatir sobre las políticas públicas de comunicación y género en la región. Lilián Celiberti comentó la casi ausencia de la perspectiva de género en la recientemente aprobada Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual de Uruguay; Lina Cuellar se refirió a la inexistencia de normativa sobre el tema en Colombia; y Luisa Kislinger compartió que si bien Venezuela tuvo el primer marco legal sobre el tema de la región, del año 2006, aún se avanzó muy poco en la concreción de políticas públicas sobre el tema.

Por Mariana Fernández Camacho

COMUNICAR IGUALDAD- Tras una mañana de exposiciones teóricas sobre la importancia de analizar el papel de los medios de comunicación en relación a temas de género a 20 años de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (PAB), durante la tarde el Seminario Latinoamericano de Comunicación y Género —que se realizó el 13 de agosto en Buenos Aires organizado por la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad, la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual y la Fundación Friedrich Ebert— puso la lupa sobre las particularidades de Argentina, Uruguay, Colombia, Venezuela y Brasil.

En ese marco, y antes de meterse de lleno en la realidad uruguaya, Lilián Celiberti —coordinadora del Centro de Comunicación Virginia Woolf-Cotidiano Mujer y co-coordinadora de la Articulación Feminista Mercosur— hizo hincapié en la osadía que tuvo un pequeño grupo de mujeres al incorporar en la PAB el Capítulo J sobre medios de comunicación en el año 1995: “Estas mujeres convocaron a los gobiernos a semejante desafío en un espacio regido básicamente por el mercado, porque la mayoría de los medios de comunicación que tienen poder, prestigio y llegada masiva pertenecen a medios privados. Por eso, cuando hablamos de comunicación estamos hablando también de una política de regulación de empresas y entonces se tocan algunos de los más significativos intereses económicos del mundo capitalista”.

Celiberti señaló también la nula movilización que generó la aprobación en Uruguay de una Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual: “Nosotros no logramos poner gente en la calle, como ocurrió en Argentina”. Pero destacó los cuatro meses de debate entre los comités técnicos asesores que permitieron que, finalmente, la ley se presentara en diciembre pasado. Aunque desde ese momento se encuentra frenada con impugnaciones de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia. “Hay 28 artículos cuestionados por las Cámaras Empresariales, quienes la han definido como una ‘ley mordaza’. Los aspectos más discutidos tienen que ver con la cuotificación de producción nacional en los medios, la obligatoriedad de otros principios de presencia, el horario de protección a las niñas/os y adolescentes, y los contenidos de violencia explícita en los informativos centrales”, explicó Celiberti.

Como una de las deudas del proceso, la uruguaya mencionó la incapacidad de incidencia del movimiento de mujeres y de las feministas como actoras en esta disputa: “No existirán políticas públicas de comunicación y género si no existe un activismo y una agencia que esté llevada adelante por las mujeres. Pero existe una minimización de la necesidad de esta agencia, porque se supone que lo profesional en sí mismo genera el respeto por todas las identidades. Y ya sabemos que eso no es así”.

Lina Cuellar —directora de Sentiido.com— se ocupó de compartir sus impresiones sobre la situación colombiana, donde no existen específicas políticas públicas de comunicación y género, aunque sí algunas experiencias como el Plan de Igualdad de Oportunidades para la Equidad de Género en la ciudad de Bogotá desde donde, según su opinión, podrían trabajarse de manera transversal aspectos relacionados con la presencia de las mujeres en los medios de comunicación. “Un reto en mi país es lograr un tratamiento transversal de la visión de género en todos los temas.  También, entender el rol del periodismo no sólo como difusor de información sino también como iniciador de debates sobre situaciones o problemas sociales, como la ampliación de las licencias de maternidad”, detalló Cuellar.

Otra de las experiencias internacionales profundizó en la realidad de Venezuela a partir del relato, vía Skype, de Luisa Kislinger —activista por los derechos humanos y de las mujeres—: “Las temáticas de género y de derechos humanos en Venezuela parecieran no formar parte de la agenda pública. Y, por otro lado, el panorama nacional hace difícil que los medios de comunicación asuman que es necesario empezar a mostrar a las mujeres desde otra óptica, cambiar el paradigma sobre las representaciones de las mujeres, porque en general se resisten a recibir propuestas o trabajos de igualdad y no discriminación”.

Kislinger recordó además que la ley venezolana sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia fue pionera en el hemisferio, y la primera en definir la violencia simbólica y mediática como modalidad de violencia contra las mujeres. “Sin embargo, estos artículos fueron letra muerta durante seis o siete años, hasta que recién el año pasado se empezaron a elaborar algunas amonestaciones”.

A destiempo. Con contratiempos. La región, avanza.

Foto de izquierda a derecha: Lilián Celiberti y Lina Cuellar.

Foto: Natasha Urman

Nota central:

¿Cuánto avanzaron los medios de comunicación en relación a temas de género desde el siglo pasado?