Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
Primera sentencia por trata de personas en la región Comahue: baja condena pero sensibilidad en la escucha
20 agosto, 2014
4

El Tribunal Oral Federal de la localidad de General Roca (Río Negro) condenó a un hombre a cuatro años de prisión por el delito de trata de personas. La víctima, quien inició su vínculo con el tratante como pareja, fue explotada sexualmente por éste en prostíbulos de esa ciudad y de la vecina Neuquén. Pudo escapar con la ayuda de un cliente que le creyó que no estaba en el prostíbulo por voluntad propia. Es la primera sentencia de este tipo en la región y, si bien la condena es baja, un aspecto positivo es que para los jueces intervinientes fue central el testimonio de la mujer.

Por Belén Spinettaneuq1

COMUNICAR IGUALDAD- Que una sola persona haya sido condenada, y apenas a 4 años y seis meses de prisión, nos suena a poco. Sin embargo, cuando dimensionamos que ésta es la primera sentencia por trata de personas en las provincias de Río Negro y Neuquén, el hecho adquiere otra relevancia. Como lo afirman las integrantes de la Fundación Irene, quienes acompañaron a la víctima a lo largo de todo el proceso, se trata de un logro en la lucha contra la trata de personas con fines de explotación sexual.

El juicio se llevó a cabo los días 28, 29 y 31 de julio de este año teniendo como único imputado a Oscar Maurice Cuviller, de 43 años, quien finalmente fue condenado como “autor penalmente responsable del delito de trata de personas mayor de 18 años de edad en la modalidad de acogimiento y con fines de explotación sexual, agravado por su condición de conviviente, en concurso ideal con el delito de promoción y facilitación de la prostitución de persona mayor de 18 años de edad, en concurso real con el delito de amenazas”.  Uno de los aspectos más destacados del fallo –que se dio a conocer el pasado 7 de agosto- es que valora como central el testimonio de la víctima.

Cuviller no fue condenado por la actual ley de trata, que no distingue entre víctimas mayores y menores de 18 años de edad, ya que al momento de cometerse el delito la misma no se había sancionado.

El calvario de Agustina

Para proteger la identidad de la víctima nos referiremos a ella con el nombre de fantasía de Agustina. Su calvario comenzó en agosto del año 2007, por ese entonces tenía unos 25 años y convivía en la ciudad bonaerense de Tres Arroyos con  Oscar Cuviller, quien se convertiría en su tratante. Él le propuso radicarse en Río Negro en busca de trabajo, ella aceptó pero cuando llegaron a la terminal de General Roca el engaño quedó al descubierto y comenzó la pesadilla: la entregó a Rolando Rubén Borrego, dueño de un prostíbulo llamado “Cristal”, quien le pagó en el acto para llevarse a la joven para explotarla sexualmente.

Agustina estuvo tres meses en ese prostíbulo y todo lo que le pagaban por obligarla a ejercer la prostitución iba a parar a manos de su verdugo. El que pagaba era Horacio Justino, por entonces “encargado” del prostíbulo. Luego de ese periodo, Cuvillier llevó a la joven a vivir con él…pero todas las noches la dejaba en Cristal y la recogía por la mañana. También la obligó a prostituirse con clientes que lo contactaban telefónicamente. Vale mencionar que Horacio Justino fue procesado con prisión preventiva por el delito de trata de personas para la explotación sexual y lucro de la prostitución en el año 2010 en una causa que tiene como víctimas a 8 mujeres extranjeras. Quedó en libertar luego de pagar una fianza de 70 mil pesos. En esa causa aparece como propietario de Cristal.

Casi un año después de que comenzara el infierno, en junio del 2008, Agustina comenzó a ser llevada por las noches a Neuquén, ubicada a unos 45 kilómetros de Roca; ésta vez para ser explotada en ‘Halloween’, un local nocturno ubicado de esas ciudad. En la causa consta que Cuvillier le profería “maltrato físico reiterado –fisura de costilla, lado posterior izquierdo, golpes en la cabeza, la oreja y el tabique nasal, en general en el rostro- y amenazas verbales ante la actitud resistente” por parte de la joven de ejercer la prostitución a lo largo de toda su estadía en General Roca.  La mantuvo siempre incomunicada, e incluso en los primeros meses la obligo a llamar a su mamá para que levantar la denuncia que había radicado en una comisaría de Tres Arroyos por la desaparición de su hija.

neuq2Fue en Neuquén donde finalmente escapó a fines del 2008, luego de conocer a un hombre en el prostíbulo que la ayudó a salir de esa situación al notar que se encontraba ejerciendo la prostitución contra su voluntad. En Neuquén recibió la atención del Centro de Atención a la Víctima y conoció, en 2013, a las integrantes de la Fundación Irene, una ong que se dedica a la lucha y prevención contra la trata de personas y quienes la acompañaron durante todo el proceso.

La condena

El fallo del Tribunal Oral en Lo Criminal Federal de General Roca fue unánime. La fundamentación estuvo a cargo del presidente del presidente del tribunal Eugenio Krom quien destacó la veracidad del relato de Agustina: “Su declaración es extensa y contundente, sin fracturas ni contradicciones a lo largo de su exposición ante el plenario, responsabilizando al sospechado en todo momento de cuanto ha sufrido”.  Durante las audiencias elle afirmó que aceptó la propuesta de dejar Tres Arroyos “porque creí que no me quedaba otra”; sobre el trato que le profería Cuviller señaló que éste le decía “que nunca nadie me iba a querer, que no servía para nada, sólo para abrir las piernas, que nunca nadie me iba a dar trabajo, que nunca nadie iba a querer tener una familia conmigo”. El temor ante las amenazas era evidente: “yo pensaba qué me podía pasar a mi si él se enteraba que yo buscaba ayuda…en todo momento yo estaba pensando que si hacía algo mal, me iba a pegar”.

Krom valoró los informes elaborados por la psicóloga forense de la justicia de la provincia del Neuquén y por las profesionales del Centro de Atención a la Víctima de Delito de la Subsecretaría de Justicia del Ministerio de Seguridad, Justicia y Trabajo de la misma provincia, quienes fueron las primeras en brindar ayuda psicológica a la muchacha y dejaron por sentado que era evidente que se encontraba en una situación de crisis emocional propia de los hechos que le habían tocado vivir. Además, dio por tierra la defensa del imputado quien afirmó que la joven “habría creado una ficción con el único fin de perjudicarlo, vengarse y/u ocultar frente a su propio entorno el ejercicio habitual e independiente de la prostitución”.

Según el voto de Krom, al que adhirieron los otros dos jueces Armando Mario Márquez y Orlando A. Coscia, quedó “comprobado que desde el 27 de agosto de 2007 y hasta el 2 de neuq3noviembre de 2008, Oscar Maurice Cuviller promovió y facilitó el ejercicio de su entonces pareja conviviente (…) en el cabaret “Cristal” de esta ciudad y en el local “Halloween” de la ciudad de Neuquén, así como que la acogió con idénticos fines en el domicilio donde él mismo vivía en esta ciudad. Está también acreditada la finalidad de obtener un lucro para su persona a través de la explotación sexual de la víctima. Fue asimismo establecido que para conseguir su propósito, se valió de la vulnerabilidad de la víctima, el engaño, amenazas y violencia física y psicológica”.

Cuvillerfue responsabilizado de los delitos de trata de personas mayor de 18 años de edad en la modalidad de acogimiento, con fines de explotación sexual agravado por la calidad de  conviviente (art. 145 bis, inc. 1º CP según ley 26.364) en concurso ideal con el delito de promoción y facilitación de prostitución de persona mayor de 18 años de edad (arts. 54 y 126 CP); en concurso real con amenazas (arts. 55 y 149 bis segundo párrafo del CP).  A pesar de que la fiscalía había pedido 8 años de prisión, finalmente se lo condenó a 4 años y seis meses de cárcel. Permanecerá en libertad hasta que la sentencia quede firme, la segunda batalla que Agustina, junto a las integrantes de la fundación Irene se preparan para dar.

Notas relacionadas:

“Hay avances, pero falta coherencia a la hora de dictar sentencias”

Fundación Irene: Te.O299-156264000- 156264040

Correo electrónico: fundacionirene@gmail.com

Facebook 

banner trata sin comite

 

Deja un comentario

4 comments

  1. Bueno exelente, en este caso el lugar elprostibulo estaba ajeno a esa obligacio pareciera,la regulacion y ahabilitacion de prostibulos definitivamente colabora para detectar estoscasos mucho antes y desarrollar tares de prevencion.
    Por otro lado Ven que el cliente en este caso NO ES EL animal inserbile causa de todo mal , como sostienen las ONGs
    Bien por el cliente….
    Lo que No me cierra Si este es el primer CASO DE VICTIMARIO de trata con condena,como hay tantas victimas liberadas en la region???
    que me dicen de este cliente todas las que putiaron por defender alciente y la gralamentacion de y legalizacion de los lugares???

  2. Ciudadano, una cosa es la actuación en relación con la liberación de víctimas y otra los procesos judiciales, que llevan su tiempo.
    En relación a la observación sobre la actitud del cliente, un cliente que colabora en una liberación no representa al colectivo de clientes, por el contrario, es una excepción. Por otra parte, la penalización del cliente tiene un objetivo simbólico, a la vez que práctico: el cuestionamiento a la cultura prostibularia como una de las formas de perpetuación y reproducción del patriarcado.

  3. Si,se muy bien la diferencia , en C.A.B.A y Gran Bs As,No se condicen los resultados de los procesos judiciales con las victimas que dicen rescatar a lo largo de 3 años,parece haber mucho proxenetismo simple pero pocos casos de trata.
    Podrías ilustrarme de que fuentes sacas esto de que el cliente que colabora, denuncia una sospecha de trata, es la excepcion y NO la regla.
    Los tres proyectos de ley que están en el Congreso NO parecen simbólicos, según este caso y opiniones de algunos países la legalización del prostíbulo y su reglamentación beneficia la lucha contra la trata.
    saludos

  4. https://www.youtube.com/watch?v=mcjTgisF8rQ

    Para el que no crea que hay mas robo con esto de la trata que realidad