Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
“¿Se pueden garantizar igualdad y reversión de injusticias culturales sin afectar principios básicos de libertad de expresión?”
17 agosto, 2015
0

El pasado jueves 13 de agosto Víctor Abramovich –especialista en derechos humanos y ex integrante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)- ofreció una conferencia extensa sobre derechos humanos, género y comunicación durante el Seminario Regional de Comunicación y Género “El debate regional en el contexto de Beijing + 20”, organizado por la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad, la Fundación Friedrich Ebert y la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual. Aquí algunos de los principales conceptos de esa exposición, que giró en torno a cómo demandar a los medios de comunicación protección del derecho a la igualdad sin limitar la libertad de expresión. Debate arduo y apasionante.

Por Mariana Fernández Camacho

abra2COMUNICAR IGUALDAD-Voy a decepcionarlos porque no tengo preparada ninguna clase magistral. Sino, quiero plantear cuestiones para pensarlas juntos”, así dio inicio a su intervención Víctor Abramovich, ex integrante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (CIDH), durante el Seminario Regional de Comunicación y Género:  “El debate regional en el contexto de Beijing + 20”.

En primer lugar, Abramovich presentó lo que considera una importante tensión o contradicción entre el concepto de igualdad que proyectan los sistemas jurídicos, legales y constitucionales de América latina con cada vez más obligaciones en términos de políticas públicas —proponiendo incluso intervenciones estatales en la esfera de la comunicación y de los medios—, al tiempo que se sigue preservando el espacio de los medios como un territorio de no injerencia a partir de la idea de neutralidad de los Estados en la regulación de los contenidos.

Ciertas conferencias y nuevos instrumentos internacionales implican una transformación en el concepto de igualdad. Y entonces se pasa de una idea de abraigualdad formal —centrada en garantizar reglas iguales y que demanda del Estado cierta neutralidad, respeto y no injerencia— a una idea de igualdad sustantiva o estructural, que apunta a mirar cuáles son las estructuras económicas y sociales que generan desigualdad y, por lo tanto, a proyectar un Estado mucho más activo para la solución. De este Estado se espera no sólo que respete sino que actúe, que desarrolle políticas activas y regulaciones de la actividad privada y de los mercados. El cambio es interesante porque empieza a vincular las nociones jurídicas de igualdad con los casos individuales de denuncia pero también con los procesos más amplios de las políticas públicas”.

Durante su exposición, Abramovich también describió las distintas dimensiones del concepto de igualdad, haciendo especial hincapié en la esfera cultural: “Existen formas de desigualdad condicionadas por injusticias culturales o de reconocimiento. Por ejemplo, los estereotipos y las representaciones sociales discriminatorias y la asignación de roles sociales tradicionales, que tienen un efecto muy marcado en naturalizar y en profundizar desigualdades y en afectar también la capacidad de los sectores discriminados de poder hablar en la esfera pública, ser reconocidos y tener un nivel de participación social y política igualitaria en los procesos de toma de decisión de política pública”.

En el reconocimiento de desigualdades culturales, precisamente, la región latinoamericana ha dado pasos importantes a nivel normativo, obligando a los Estados a intervenir en el plano de los contenidos de los medios de comunicación. “Pero entonces resurge la tensión: ¿en qué medida se puede garantizar igualdad y reversión de injusticias culturales sin afectar ciertos principios básicos de libertad de expresión? ¿Qué estrategias de intervención en la esfera cultural son eficaces para no generar una sobre-regulación de los espacios de comunicación y de los medios?” Abramovich interpeló. Los ejes del debate están delineados y está todo por hacer.

Foto: Laura Salomé Canteros.

Nota central:

¿Cuánto avanzaron los medios de comunicación en relación a temas de género desde el siglo pasado?