Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
Una Ley de Contrato de Trabajo para la igualdad
11 noviembre, 2014
2

La actual Ley de Contrato de Trabajo es de 1974 y fue sancionada sin perspectiva de género. Cuarenta años después, la CTA “de los Trabajadores” presentó un proyecto de modificación de la misma que apunta a avanzar en las responsabilidades compartidas en materia de maternidad y paternidad, las políticas de cuidado y la equiparación de condiciones de licencias para parejas del mismo sexo. Propuestas más acordes a la realidad laboral de las personas que vivimos en la sociedad actual.

Por Belén Spinettacta2

COMUNICAR IGUALDAD- Un país que avanza en el reconocimiento de derechos para las mujeres y los colectivos de la diversidad sexual, necesita una legislación laboral acorde a los tiempos que corren y en la que se reflejen los avances conseguidos en materia de igualdad de género y oportunidades. En ese camino es que la CTA oficialista –hoy llamada “de los trabajadores”- presentó un proyecto de modificación de la Ley de Contrato de Trabajo.

La iniciativa, que fue dada a conocer a fines de octubre, señala en sus fundamento que “en la últimas décadas hubo un aumento sostenido de la participación laboral de las mujeres, han cambiado las familias y las normativas actuales, pero sin embargo todavía hay un retraso considerable en las modificaciones de la normativa laboral para avanzar en la reducción de la discriminación que sufren las mujeres en el ámbito laboral”.  Agregan que “a partir de las Leyes N° 26.618 de modificación del Código Civil, matrimonio igualitario, y N° 26.743 de Identidad de Género, para la protección y extensión de derechos para el colectivo LGTBI, se avanza en un proceso de ampliación de ciudadanía en el que la diversidad sexual fue incluida en el marco normativo y en las políticas públicas. Estas leyes constituyen una referencia jurídica que reclama la adecuación de otras normativas, como es el caso de la Ley de Contrato de Trabajo”.

COMUNICAR IGUALDAD dialogó con Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA de los Trabajadores,  quien remarcó la importancia de impulsar estos cambios: “Así como se avanzó en muchas legislaciones que tienen que ver con igualdad, con protección ante la violencia y una cantidad de leyes que ponen como marco el paradigma de los derechos humanos, hay un retraso muy grande en lo que tiene que ver con los temas laborales”.

Vale mencionar que la actual Ley de Contrato de Trabajo (20.744), fue sancionada en el año 1974 y si bien tuvo modificaciones a partir de la recuperación de la democracia, ninguna fue a fondo con estos aspectos que la CTA está poniendo en discusión. Al respecto, Díaz remarcó que “cuando se mira esta ley aparece un supuesto trabajador neutral, que en realidad es un modelo de varón y las mujeres aparecemos sólo en torno a protegernos por la maternidad;  por eso hay solo dos días para los padres cuando naces sus hijos y además hay que recordad que entonces la patria potestad la tenían los varones y esos días eran para ir a inscribir a los hijos al Registro Civil”.

El cambio de paradigma que representa este proyecto se pone en evidencia, por ejemplo, en la   propuesta de modificación de la denominación del capítulo VII  y contenidos del artículo 172 sobre prohibición de trato discriminatorio. Se elimina el título “De la protección de la mujer”, porque desde la CTA entienden “que este título y los artículos que lo contienen están orientados desde un sesgo paternalista, que discrimina a las mujeres trabajadoras. De esta manera proponen sustituirlo por el de “Igualdad de trato y oportunidades. No discriminación”. Se incluyen  cláusulas de no discriminación en general y en particular para mujeres, personas con discapacidad y diversidad sexual.

ctaUn régimen de licencias para ellas y ellos

Entre las principales reformas, está la ampliación a 120 días de la licencia por maternidad y 30 días más por nacimiento múltiple. Además, la licencia por paternidad que hoy es de sólo dos días pasaría a 15; mientras que se equiparan estas licencias para la adopción, pudiendo decidir qué miembro de la pareja toma la licencia o alternándola. Asimismo, plantea que a los 3 años de sancionada la ley deberán extenderse las licencias por maternidad y paternidad: 60 días más y 15 días más respectivamente. Por otra parte, extiende la protección contra el despido cuando nace un hijo para los trabajadores varones y equipara todos los derechos a las parejas del mismo sexo.

Sobre este punto, señala la referente de Género que “decimos 15 días de licencia para los papás porque nos parece que hay que producir un cambio en torno a que los temas de cuidado son de interés social, involucran al conjunto de la sociedad y por lo tanto necesitan de políticas públicas, de responsabilidad empresaria y también de más involucramiento de los varones”.

La reforma avanza sobre el pago de licencias y valor para jubilación ya que actualmente las licencias de embarazo, maternidad, cuidados, quedan en un limbo jurídico respecto a su consideración o no para la seguridad social. En este sentido, establece que “en ningún caso el trabajador en uso de licencia podrá percibir una retribución menor a la que correspondería si estuviese trabajando, incluyendo premios y remuneraciones variables, así como aportes y contribuciones de seguridad social, de obra social y sindicales”.

Otro aspecto novedoso de la propuesta es el establecimiento de 20 días de licencia para tratamientos de reproducción asistida y para quien acompañe a la persona (ésta de menos cantidad de días).

Por otra parte, tomando nota de la legislación en materia de protección de mujeres en situación de violencia, se plantea un inciso especial: “En los casos en que la trabajadora sufra violencia de género y deba ausentarse por tal motivo de su puesto de trabajo, ya sea en toda la jornada laboral o en parte de ella, contando con la debida justificación emitida por los servicios de atención y asistencia a las víctimas, podrá ausentarse justificadamente, hasta un máximo de treinta (30) días por año, salvo renovación expresamente justificada por el equipo de atención interviniente”. A este respecto, Estela Díaz remarca que se trata de  una herramienta fundamental como parte de los dispositivos de respuestas que hay que dar y que tienen en cuenta a las trabajadoras cuando están siendo violentadas. “De todas formas creo que la licencia de violencia de género va a ser votada antes de fin de año porque había un proyecto de régimen especial de una diputada de misiones (Stella Maris Leverberg) y de Héctor Recalde que ya tiene dictamen de dos comisiones”, aclara.

La economía del cuidado en escena

La propuesta de la CTA parte de un enfoque que incluye la dimensión de la economía del cuidado”, poniendo valor y reconocimiento a la inmensa cantidad de trabajo que se hace de modo invisible, no remunerado. No sólo incluye las tareas en el seno del hogar, sino también las sociales y comunitarias.

En este sentido se incorporan licencias de dos (2) días con un máximo de veinte (20) días por año, ya sean continuos o discontinuos “para el cuidado por enfermedad de persona a cargo, conviviente, cónyuge o pareja, o del cónyuge o pareja que realiza técnicas de reproducción médicamente asistidas”.  Díaz agrega que proponen también licencias sin justificación “que tienen que ver con otras cosas que demanda el cuidado como son por ejemplo ir a la reunión en la escuela de los hijos, la famosa reunión de padres a la que siempre van las madres y éstas licencias responden a que los varones puedan ir, entre otras cosas”.

Por otra parte,  plantea la incorporación de un artículo sobre  “Espacios de cuidado infantil” que establece que en  los lugares de trabajo con más de 30 empleados deberán habilitar centros de cuidado infantil para los hijos e hijas de las y los trabajadores. Si el número de empleados fuera menor, se les deberá pagar una suma que les permita contratar ese servicio. Además, los lugares de trabajo deberán contar con salas para lactancia o alimentación, que puedan utilizar tanto las madres que amamanten, como aquellos papás que tengan que dar mamaderas.

A discusión en el 2015

Estela Díaz ya presentó el proyecto en distintas provincias, recientemente en Chubut y Tucumán y para el año que viene plantean ampliar la campaña  de difusión: “Creemos que siempre es necesario darle un empujón con la movilización y la organización social para favorecer los cambios”.

Desde la CTA afirman que la propuesta de modificación de la Ley de Contrato de Trabajo contará con el apoyo del oficialismo y de sectores de la oposición. Hasta el momento se pronunciaron a favor legisladores/as del Frente para la Victoria que estuvieron el día de la presentación: Mara Brawer, Araceli Ferreyra, Edgardo Depetri, Adela Segarra, María del Carmen Bianchi, Gastón Harispe y Carolina Gailliard. Estela Díaz aseguró a COMUNICAR IGUALDAD que Diana Conti también manifestó que acompañará la iniciativa y que espera sea tratada el año que viene, al inicio del año legislativo. “Vamos a hablar además con diputadas de otros bloques porque, por ejemplo Margarita Stolbizer presentó un proyecto de características similares y también otras diputadas de la oposición así que le vamos a pedir que nos acompañen. Creemos que esta iniciativa va a tener apoyos transversales”, concluyó.

La imagen destacada pertenece a la muestra fotográfica “El cuidado en la agenda pública” que se inaugura el 12 de noviembre a las 19 hs en el Centro Cultural Borges (Viamonte 525, CABA) y estará abierta hasta el 30 del mismo mes. Organizan: Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, Asociación por los Derechos Civiles y el Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas.

Notas relacionadas:

Género y trabajo: persisten culturas organizacionales machistas.

Deja una respuesta

2 comments

  1. A ver no entiendo es una ley o un proyecto esto último de licencia x reunión de padres?

    1. Es un proyecto de ley Elena.