Contactar comunicarigualdad@gmail.com +54-11-47726862 (de 9 a 13 hs)
Vuelven a debatirse en la ONU los derechos sexuales y reproductivos
5 septiembre, 2014
0

Durante la Asamblea General de la Organización de las naciones Unidas que se realizará este mes en Nueva York, se discutirá cómo ingresan los derechos sexuales y reproductivos en la Agenda post 2015 de Objetivos de Desarrollo Sostenible. En ese contexto, representantes de organizaciones de la sociedad civil, el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, se reunieron a debatir los buenos resultados del Consenso de Montevideo –en agosto del 2013-, las dificultades para plasmar ese acuerdo regional en el escenario internacional –durante la 47 Reunión de la Comisión de Naciones Unidas de Población y Desarrollo Cairo+20, realizada en abril de este año- y cómo lograr que la Agenda Post 2015 avance, y no retroceda, en relación a lo acordado 20 años atrás durante la Conferencia de Población y Desarrollo de El Cairo.

montPor Sarah Babiker

COMUNICAR IGUALDAD- El pasado 2 de septiembre, legislador@s, funcionari@s y representantes de organizaciones civiles se reunieron en la Cámara Baja para evaluar la situación de los derechos sexuales y reproductivos en la Argentina a un año del Consenso de Montevideo. El encuentro fue auspiciado por el Grupo Parlamentario Interamericano de Población y Desarrollo de América Latina, y la Alianza de Organizaciones de la Sociedad Civil que se ocupa del seguimiento de la aplicación del  Programa de Acción de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de El Cairo.

En la primera reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, convocada por la CEPAL en Montevideo en agosto del 2013, organizaciones civiles y delegaciones nacionales trabajaron en un documento final de avanzada –el Consenso de Montevideo– que, entre otras cuestiones, instaba a los gobiernos regionales a revisar su legislación y políticas referentes al aborto, a promover el acceso a información y servicios de salud sexual y reproductiva de calidad y amigables con jóvenes y adolescentes, a garantizar el acceso a métodos anticonceptivos, y a ofrecer educación sexual integral. “El hito del Consenso de Montevideo nos marca una hoja de ruta, un paso adelante”, afirmó el pasado martes Marcelo Ferreira, del Global Initiative for Sexuality and Human Right, quien participó en las negociaciones de la capital uruguaya.

El Consenso de Montevideo nos enorgullece” celebró la diputada Mara Brawer, quien abrió la discusión: “Fue muy importante para la región, habla fundamentalmente del compromiso de las organizaciones sociales que llevan muchos años militando, y habla también de la voluntad de los gobiernos”. En este sentido, la diputada del Frente de la Victoria señaló la importancia de Montevideo para laagenda internacional de garantía de derechos destacando el  “enorme desafío” de su implementación, “de que dichos logros no queden en los papeles”.  “Sin militancia”, alertó, “no vamos a lograr la efectivización de estos derechos”.  Por último, junto a esta militancia, la diputada insistió en la necesidad de fortalecimiento de los Estados para que puedan convertir en políticas públicas su compromiso.

Estamos festejando un año de Montevideo”, abundó positivamente la diputada del Frente Amplio Progresista, Virginia Linares, quien subrayó la importancia de la alianza entre mont1organizaciones y Poder Ejecutivo como empuje para un Consenso que “supone mucho más que lineamientos, es nuestra agenda de trabajo”.

Por su parte, la diputada del PRO Gladys González celebró la presencia de representantes del Poder Legislativo, del Poder Ejecutivo y las organizaciones civiles, lamentando la ausencia de representantes del Poder Judicial, pues, razonó, es en muchos casos de la magistratura desde donde provienen las resistencias a la aplicación de los avances legislativos.

La consejera de la Cancillería, Luz Melón, responsable de la agenda internacional de desarrollo humano, de la Dirección de Organismos Internacionales, recordó que si bien el principal objetivo del debate internacional está en la erradicación de la pobreza como centro de la agenda de los objetivos del desarrollo “la perspectiva de derechos es el mejor enfoque en la lucha contra la pobreza, sitúa  a la persona en el centro del desarrollo y no como receptor de dádivas”.  En este sentido, destacó la necesidad de que el enfoque de género transversalice la lucha por los derechos.

Ante el contraste entre los avances de Montevideo y las resistencias encontradas en la 47 Reunión de la Comisión de Naciones Unidas de Población y Desarrollo Cairo+20, realizada en abril en Nueva York, la funcionaria recordó que los de Asia y América Latina son los únicos consensos que han avanzado en materia de derechos sexuales. Melón subrayó que en la Asamblea General sobre el seguimiento del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, que se celebrará el 22 de septiembre, se dará la oportunidad para relanzar los logros del Cairo en la definición de la agenda post 2015 de Objetivos de Desarrollo.

mont2Las expresiones de festejo o hito, también estuvieron presentes en la intervención de Sabrina Frydman, integrante de Amnistía  internacional, quien participó en la mesa como parte de la Alianza de Organizaciones de la Sociedad Civil. Frydman repasó los logros de Montevideo un año atrás. En particular celebró su enfoque integral de las problemáticas referentes a la juventud, situando a l@s jóvenes como sujetos de derechos, el abordaje avanzado del aborto, o la referencia a la necesidad de laicidad del Estado para poder garantizar efectivamente los derechos sexuales y reproductivos. Recordó, sin embargo, que a pesar de los avances legislativos, su implementación es desigual, produciéndose una doble exclusión de grupos ya vulnerables (indígenas, mujeres pobres, poblaciones rurales, personas con VIH…) por lo que alentó a redoblar esfuerzos en estos grupos, esfuerzos acompañados por los recursos presupuestarios necesarios.

También desde la  sociedad civil, la socióloga Maria Alicia Gutiérrez, de la Fundación para la Salud del Adolescente (FUSA), evaluó la cita de abril de Nueva York, en la que presenció cómo los avances más destacados de Montevideo fueron silenciados, en particular  “el tema del aborto, que no llegó ni a debatirse”. “En el nuevo orden geopolítico los temas que tienen que ver con el cuerpo de la mujer y los derechos sexuales y reproductivos se convierten en la moneda de cambio”, reflexionó Gutiérrez a raíz de esta experiencia, cuestionando el uso de algunos de los países participantes del discurso de la soberanía nacional, y del respeto a las culturas, religiones o tradiciones particulares, como estrategia para evitar la adopción de los que son derechos humanos universales.

Pero las resistencias no procederían solo de África o de los Países Árabes, Gutiérrez se refirió también a las contradicciones que se dieron en países cuyas propuestas podían ser más avanzadas pero que, a la hora de la negociación, moderaron su discurso debido a negociaciones paralelas. Por ello, Gutiérrez llamó a pensar “herramientas conjuntas, una alianza común para la defensa de los logros para que en septiembre la Declaración Final no sea aún peor suponiendo un retroceso respecto al lenguaje de El Cairo”.

Más allá de esta agenda internacional, la presidenta del Fondo de Estudios e Investigación de la mujer (FEIM), Mabel Bianco subrayó la necesidad de aplicar a nivel nacional  los avances de Montevideo pues “muchas veces los países van al exterior y dicen una cosa pero cuando se vuelve al país se dice otra”. “Lo que nos une es estas ganas de que eso por lo que luchamos  (…) pase de ser letra a realidad para todas y todos”.  Así, cerró dirigiéndose a l@s legislador@s, “ustedes van a tener que aprobar algunas leyes más, pero después tenemos que conseguir que las leyes se ejecuten y que no discriminen a nadie”. Bianco también recordó a la generación de feministas que fueron en 1994 a El Cairo, cuando “éramos totalmente opuestas a la delegación oficial”, felicitándose por la buena sintonía entre las organizaciones civiles y la delegación argentina 20 años después”, y afirmando, una vez más, la necesidad de ver “cómo congeniamos lo de allá con lo de acá”.

Foto de izquierda a derecha: Virginia Linares, Marcelo Ferreira, Mara Brawer, Luz Aquilante; al fondo de morado, Mabel Bianco.